Hoy, como cada 21 de mayo en Colombia, se celebra el Día Nacional de la Afrocolombianidad. La fecha conmemora la abolición de la esclavitud. También reconoce la lucha que ha tenido la raza negra en la historia del país.

Colombia es un territorio de mucha diversidad en todos los aspectos: flora, fauna, lenguas y razas. Esta condición de país multicultural lo hace especial y digno de destacarse. Por ello, desde 2001 se honra la perseverancia y sacrifico que ha tenido la comunidad afro a lo largo de la historia. Y se promueve recuperar la memoria histórica de esta población.

En 2011 el Ministerio de Cultura declaró a Mayo como el Mes de la Herencia Africana. Se hizo con el objetivo de visibilizar y revalorizar la participación de las comunidades negras en la sociedad colombiana. Asímismo, la construcción de la nación, sus expresiones y manifestaciones de diversidad cultural y social para contribuir con ello a la lucha contra el racismo y la discriminación en Colombia.

El aniversario 168 de la abolición de la esclavitud también es motivo para celebrar. El 21 de mayo de 1851 el gobierno de José Hilario López decretó el fin de la esclavitud. Es una fecha para recordar que somos una mezcla de culturas y razas. Igualmente que las comunidades afrodesendientes ha sido escenciales para definir lo que somos como nación.

A pesar de que en Colombia habitan casi 5 millones de personas negras, el racismo sigue presente. Incluso en una ciudad como Cartagena donde la mayoría son personas afro. Muchas veces lo hacemos involutariamente. Por ejemplo, cuando llamamos a las personas por su color de piel y no por su nombre. Eso es algo que solo sucede con las personas negras, porque al desconocer el nombre de alguien blanco, no le decimos «blanco o blanca», sino «señor, señora o señorita». Pero hay otros casos, donde incluso al buscar empleo se teme poner una fotografía por temor al rechazo.

Así pues, la conmemoración de este día está fundamenta en la oposición al racismo, respetar los derechos de todos, la inclusión y aceptar a las personas sin importar su color de piel. La Afrocolombianidad va más allá del color de piel. Son el conjunto de valores culturales y espirituales de la comunidad, estos han permitido el moldeamiento de la sociedad y la evolución de la identidad cultural.

Relevancia cultural de los afrocolombianos

La afrocolombianidad es la herencia que dejaron las culturas africanas dentro de las identidad cultural de Colombia. De esa mezcla surgieron varios pueblos, entre ellos el Pueblo Afrocolombiano. Ellos, desde 1510 hasta hoy, han contribuido enormemente a la construcción de país y al fundamento de la diversidad en la ciudadanía.

Grandes expresiones que hacen parte de la vida nacional, no habrían sido posible sin la participación de los afrocolombianos. En la gastronomía, influyeron en el sancocho, un plato típico muy extendido, y la cumbia, un gran ritmo nacional.

San Basilio de Palenque y su lengua criollas, la fiesta de San Francisco de Asís en Quibdó, el Carnaval de Barranquilla, las músicas de marimba y cantos tradicionales del Pacífico Norte son algunos de los aportes de la cultura afro que la Unesco reconoce como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Esos aspectos llenan de orgullo a las personas y importantes por todo lo que representan para el país.