Por Juliana Ladino Morse

Country Manager de TOAM Club

Todos en algún momento de nuestra vida hemos escuchado la palabra “donar”. Para algunas personas este término resultará familiar, pero quizá para otras no tanto, pero ¿Qué significa donar en Colombia? Significa empatía, altruismo y solidaridad por las personas más vulnerables y necesitadas del país.

De acuerdo con el DANE el 39,3% de la población colombiana padece pobreza monetaria y el 12,2% padece pobreza monetaria extrema. Asimismo, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Colombia es uno de los países con el índice más grande de pobreza de la región. Difícil panorama si tenemos en cuenta que el fenómeno inflacionario va en aumento, lo que significa que los índices de pobreza también seguirán aumentando.

En este contexto es fundamental donar para las causas sociales más nobles en el país y contribuir al mejoramiento de la calidad de vida de millones de personas en estado de vulnerabilidad.

Sin embargo, recaudar fondos para causas sociales no es tan fácil, pues un estudio realizado por Change.org y el Centro Nacional de Consultoría analizó qué tan solidarios hemos sido los colombianos durante la pandemia y qué tanta fue la participación social de las personas en este contexto tan difícil y devastador.

El estudio concluyó que solo el 30% de los colombianos han sido voluntarios durante la pandemia y que solo el 20% donó dinero, es decir, dos de cada diez colombianos han donado dinero durante la emergencia sanitaria. Las cifras dejan mucho que desear, especialmente porque se trató de un contexto difícil y delicado en el que centenares de personas quedaron sin empleo y empobrecidas.

Entonces ¿qué podemos esperar en términos de donaciones en contextos diferentes al de la pandemia? Lo más lógico es pensar en que el resultado será la indiferencia de los colombianos respecto a las causas sociales que necesitan dinero para ser ejecutadas, sin embargo, yo creo en la capacidad de empatía y la solidaridad que tienen los colombianos entre sí.

Considero que sí es posible que los colombianos pasemos de la intención a los hechos, pues tener la intención de donar no basta cuando hay personas que necesitan que esos deseos de donar se materialicen. Las situaciones difíciles por las que atraviesan las personas más necesitadas no se arreglan con nuestra intención de hacer algo bueno, sino con el hecho de hacerlo realidad.

Además, vale anotar que para donar no necesitamos ser millonarios o poseer grandes cantidades de dinero, el acto de donar es voluntario y depende de la capacidad adquisitiva de cada caso en particular. Por ejemplo, desde TOAM Club, organización que ayuda a fundaciones sin ánimo de lucro en Colombia a recaudar fondos de una manera más efectiva, se pueden realizar donaciones desde $5.000 que actualmente les permitirá a las personas participar por un viaje con gastos pagos a Cancún y próximamente, podrán participar por productos tecnológicos, vehículos, boletos de entrada para conciertos, entre otros.

Además, las personas que donen recibirán un certificado de donación y podrán hacer el seguimiento de ejecución a su aporte monetario.

Finalmente, quiero precisar que donar para causas sociales y contribuir al desarrollo social del país es responsabilidad de todos y no solo del empresariado. Debemos reflexionar y ser más solidarios y empáticos, porque hay personas que justo ahora están necesitando nuestra ayuda.