En las últimas semanas el programa “Mi casa Ya” creado en el gobierno de ex presidente Juan Manuel Santos en el año 2015, ha presentado diferentes inconvenientes con el desembolso a las constructoras para continuar con el proceso de construcción de las viviendas para los colombianos beneficiarios de este subsidio.

Según la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol) el panorama de la vivienda en Colombia no es para nada alentador en este año, tanto así que hasta la fecha alrededor de 40.000 hogares no les han podido entregar su vivienda por falta de inversión a dicho programa.

Durante la presentación de las cifras del sector edificador, el presidente de Camacol, Guillermo Herrera, advirtió: “La única manera de ponerle freno a estas alertas es que el sector privado y el Gobierno Nacional trabajemos articuladamente para lograr que, a través de la Ley de Adición Presupuestal, se garanticen los 3.3 billones para atender los subsidios de Mi Casa Ya”.

De acuerdo con el presidente del gremio, Guillermo Herrera, 7 de cada 10 viviendas vendidas en el país son de interés social, es por ello, que para frenar la desaceleración que se esta presentando en el sector el Gobierno Nacional debe garantizar los recursos suficientes para la preservación del programa.

Coordenada Urbana entrego recientemente cifras, adjudicando gran parte del problema de la desaceleración al Gobierno por no asignar hasta la fecha los recursos necesarios, probando con este hecho consecuentes afectaciones en la economía de aquellas familias que esperan por sus viviendas.

“Tener esa cantidad de viviendas sin entregar, representa grandes gastos para los hogares colombianos, pues son 40.000 familias que están esperando el subsidio para vivienda y mientras tanto, deben asumir aproximadamente $15.720 millones mensuales en arrendamiento”, dijo el presidente Camacol.

Pero los inconvenientes no paran hay, luego del anuncio por parte de la ministra de Vivienda, Catalina Velasco, en cual expresaba que, a partir de este año, los posibles beneficiarios serán focalizados mediante el Sisbén, muchos ciudadanos no lo tomaron de la mejor manera, alegando el hecho de tener que entrar a una larga lista de espera para poder cumplir el sueño de tener casa propia.

El gran reto del Gobierno Nacional para hacerle afrente a estas turbulentas cifras es cumplir con lo establecido en el programa para que así, esas familias que por años llevan esperando por adquirir un inmueble propio puedan hacerlo.