Antes de hablar sobre la capacidad de mejorar la eficiencia de una empresa mediante un organigrama es de imperante necesidad poder comprender exactamente a que nos referimos cuando hablamos de organigrama, esto se debe a que debemos conocer su estructura y especificaciones para consecuentemente entender sus funciones y objetivos de creación.

Un organigrama de empresa es conceptualmente concebido como la representación grafica o escrita de la estructura jerárquica o departamental de una empresa, bien así, se comprende como la organización de los departamentos o en ocasiones de personas que manejan o dirigen diferentes sectores de la misma empresa. Este organigrama también puede incluir dentro de si la relación de los distintos departamentos de la empresa y los nombres de los directivos de cada departamento para poder comprender a cuál esquema organizacional corresponde cada uno de los nombres representados en el organigrama.

El organigrama nace con la intención de poder gestionar de manera organizada las funciones de una empresa, esto con el fin de evitar el exceso de departamentos que sus funciones se encuentren ocultas o que no tengan la suficiente visibilidad de las mismas ya que podría atrofiar en cierta medida el correcto funcionamiento de dicho departamento generando un perjuicio general a la empresa. De esta forma y ayudando a la gestión de recursos humanos, el organigrama lo que busca es poder concertar eficazmente quienes deben ocuparse de temas específicos y que estos no hagan caso omiso a sus tareas asignadas y que por ambigüedad pueden ser confundidas si no hay un organigrama.

El organigrama entre otras funciones tiene la de gestión documental, esto se refiere a la captura, organización y recuperación de documentos de distinta índole de la empresa, documentos necesarios para el correcto funcionamiento de la misma y que puede ser bien organizado mediante el organigrama y su implementación en la administración y dirección de la empresa.

Como dato final y concluyente podemos decir que el organigrama es una función esencial para la comunicación interna de la empresa, generando así unos roles concretos dentro de la organización sea jerárquica o funcional de la empresa, por esto ha sido uno de los elementos más usados y con mayor eficacia cuando se habla de el correcto fluir de la información entre trabajadores y una función exacta y necesaria para poder saber a donde se deben llevar los distintos problemas que la empresa pueda llegar a tener, ya que con el organigrama todos en la empresa se deben determinar en un departamento y realizar las funciones de acuerdo al lugar donde se encuentren.