En España, por sus malas notas, un adolescente de 15 años fue castigado sin internet. En una discusión, tomó una escopeta y segó la vida de su familia.

La frialdad de un adolescente quedó demostrada pues luego de asesinar a sus padres y a su pequeño hermano, guardó los cuerpos, se duchó y cenó con total normalidad.

El menor de 15 años confesó el asesinato de sus padres y su hermano pequeño de 10 años, cometido en su casa a las afueras de la localidad de Elche, en Alicante, España.

«En la noche del viernes se acercó a la casa su tía, al no tener contacto con la familia desde hace tres días, y es cuando el joven confesó que había discutido con sus padres y que los había matado a ellos y a su hermano», declararon fuentes de la Policía Nacional de Alicante a la agencia Sputnik.

La discusión se habría originado por las notas del colegio, según la primera confesión del menor, y que para cometer el asesinato habría utilizado la escopeta de caza de su padre.

Según el relato publicado por el periódico local Las Provincias, como castigo por las malas notas del menor, este habría sido castigado sin usar su consola de videojuegos y se le habría quitado el wifi de su celular, lo que provocó la rabia del menor que le llevó a matar a toda su familia en un acto de completa intolerancia.

Según las autoridades que investigan el caso, el joven convivió con durante tres días con los cadáveres de sus familiares asesinados.

 

 

Fuente: Blu Radio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.