El Ministerio de Defensa de Argentina ha anunciado una prohibición del uso del lenguaje inclusivo en las Fuerzas Armadas y los organismos descentralizados bajo su jurisdicción.

A partir de esta medida, términos como “generala”, “sargente” o “soldade” ya no serán permitidos, y aquellos que los utilicen podrían enfrentar sanciones por infracciones a las normativas establecidas. La resolución, firmada por el ministro Luis Petri, se basa en las disposiciones de la Constitución Nacional y las leyes relacionadas con la Defensa Nacional, así como en documentos normativos específicos del ámbito militar.

Según fuentes oficiales, la decisión ha sido bien recibida por los integrantes de las fuerzas militares, quienes serán capacitados y recibirán una campaña de difusión para garantizar una efectiva implementación del nuevo código lingüístico. Esta medida forma parte de un plan de reordenamiento de las Fuerzas Armadas, impulsado por el nuevo jefe de Defensa, con el objetivo de reforzar la disciplina y la identidad institucional. Desde el cambio de gestión nacional, se han anunciado diversas modificaciones estructurales dentro de las fuerzas militares, incluyendo un recambio generacional en los cargos jerárquicos.

Además de la prohibición del lenguaje inclusivo, el Ministerio de Defensa está trabajando en un decreto que otorgará mayor capacidad de acción a los militares en el territorio nacional. Este decreto permitirá a las fuerzas militares colaborar en la seguridad interior y la protección de objetivos estratégicos del país, así como intervenir en situaciones de ataques terroristas y controlar las zonas fronterizas para prevenir agresiones exteriores. Este enfoque refleja la intención de fortalecer el rol de las Fuerzas Armadas en la defensa y seguridad de la nación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.