Víctor Padilla Amador de 23 años denunció ser víctima de racismo tras haber enviado su hoja de vida a un hotel reconocido de la ciudad, en el cual, logró ser llamado para las pruebas y entrevistas pendientes, sin embargo, en el proceso expresó ser víctima de racismo y discriminación.

En las instalaciones del hotel, realizó varias pruebas en compañía de otro aspirante al cargo. “Al final nos pusieron una de conocimiento. Necesitaban una sola persona”, expresó el denunciante, destacando que fue él quien lo hizo mejor, debido a que logró culminar la prueba en 5 minutos y con éxito, para luego ser enviado a la oficina de la gerente de recursos humanos.

“Ella me dijo “espero que en el Sena te hayan enseñado a cumplir normas, porque tienes que quitarse eso”, y me señaló hacia la cabeza. Yo quedé como que… ¿Eso qué? Y me dijo ella, de manera despectiva, “eso, el pelo”. Yo le respondí, la verdad es que es difícil que yo me quite el pelo porque mi pelo soy yo y no habría una razón por la que yo tenga que cortármelo”.

La explicación que el hotel le dio al joven del porque debía cortarse el cabello fue que no podía estar así cerca de los huéspedes debido a que tenia que cumplir los protocolos de la empresa y le mostró en la computadora cuáles era: ”Decía que las mujeres deben tener el cabello lizo y los hombres el pelo corto”.

En estos momentos, Víctor se encuentra gestionando una tutela que pondrá en los próximos días para hacer valer sus derechos humanos y fundamentales, especialmente a él que hace parte de comunidad afro, teniendo en cuenta, que en Cartagena es un territorio habitado mayoritariamente por afrodescendientes.