Con el propósito de contribuir a la transformación de los territorios a partir de la educación, en 2017 la Fundación Bancolombia y la Fundación Serena del Mar, unieron esfuerzos para facilitar el acceso a la educación superior de ocho jóvenes de Manzanillo del Mar y Tierra Baja en Cartagena, otorgándoles becas académicas completas como parte del programa de Fundación Bancolombia Becas sueños de paz, dirigido a jóvenes de estratos 1, 2 y 3.

Isabel Mathieu, Directora Social de Fundación Serena del Mar, considera que “apoyar la educación profesional es uno de los caminos que hemos escogido para mejorar la calidad de vida de las comunidades con las cuales trabajamos en la zona norte de Cartagena, y hacerlas protagonistas de su propio desarrollo. En ese sentido, nuestra alianza con la Fundación Bancolombia ha resultado clave para aportar a la formación integral de las nuevas generaciones en Manzanillo del Mar y Tierra Baja. El futuro de estas poblaciones es promisorio”.

Los jóvenes beneficiados con las becas, escogidos mediante un proceso de evaluación que tuvo en cuenta su desempeño académico, se encuentran estudiando carreras como Ingeniería Ambiental, Ingeniería Industrial, Administración de Empresas y Psicología en la Universidad de Cartagena y en la Fundación Universitaria Tecnológico Comfenalco.

Precisamente, Silvana Silgado Zurita, habitante de Tierra Baja y estudiante de quinto semestre de Psicología en la Fundación Universitaria Tecnológico Comfenalco es una de becarias. Ella considera que “esta alianza permite que haya posibilidades para jóvenes que queremos estudiar una carrera profesional en universidades importantes de la ciudad. Sé que esta oportunidad en el futuro mejorará no solo mi calidad de vida, sino la de mi familia y comunidad en general” esto, teniendo en cuenta que uno de los compromisos que trae consigo el convenio, es retribuir a su comunidad lo que los jóvenes aprenden dentro de su proceso de formación profesional.

 Por su parte, Lina María Montoya, Directora de la Fundación Bancolombia, considera que el principal objetivo con esta estrategia es desarrollar las capacidades de los jóvenes, pues son ellos los encargados de impactar en la generación de riqueza para sus comunidades.  “trabajamos en alianza con actores sociales que busquen lo mismo que nosotros: educación pertinente, emprendimiento conectado a mercados y alianzas y cooperación, pues bajo estos tres pilares, creemos que se acorta el camino para alcanzar la transformación social de los territorios”.

Luego de un año de unir esfuerzos, ambas fundaciones están convencidas que este tipo de acciones son precisamente las que requieren poblaciones con necesidad de oportunidades.

“Hoy comento con orgullo que próximamente seré el primer profesional de mi familia. Al finalizar mi carrera quiero aplicar en mi comunidad todo lo que he aprendido, por eso me vincularé al proyecto Verde Vivo para la implementación de Proyectos de Educación Ambiental en las instituciones educativas de Manzanillo del Mar, Tierra Baja, Villa Gloria y Puerto Rey”, Luis Armando Murillo, estudiante de noveno semestre de Ingeniería Ambiental  en la Fundación Universitaria Tecnológico Comfenalco.