Por Alvaro Morales de León

Llama la atención el empleo que en diversos géneros musicales se hace de la palabra Loba, refiriéndose siempre a la mujer comparada con este animal de acuerdo a las circunstancias, por la cual me he ocupado en buscar y encontrarle una explicación a estos particulares casos, ingresando primero por conocer y resaltar algunas conductas propias de estos animales, los Lobos y las Lobas.

Los Lobos y las Lobas son como una especie de perros de larga cola, extendidos por casi todo el hemisferio norte.

A diferencia de sus parientes, los perros, son difíciles de domesticar; viven en manadas, y se someten, entre ellos, a una estructura social jerárquica, aunque algunos lo hagan en solitario.

La agudeza de sus sentidos, la fuerza de sus mandíbulas y la rapidez de sus patas los hacen grandes cazadores.

Su excelente olfato cien veces más potente que el de los humanos les permite detectar su presa a larga distancia; y así mismo por la característica dúplex de sus ojos, su visión se adapta tanto para la vida diurna como para la nocturna.

Son individuos gregarios que andan en manadas y en cada una de ellas se impone un líder macho y una líder hembra.

Se comunican a través de sonidos, ya sea aullando o ladrando; y sus estados anímicos los expresan con diferentes gestos, como el estado de agresividad, con gruñidos, erizamiento del pelaje y exposición de los dientes; el de dominio con las orejas erectas o irguiéndose sobre sus patas traseras, y el estado de sumisión, bajando el cuerpo y echando las orejas hacia atrás.

¿Pero entonces, porque la mujer se reconoce o la reconocen como una Loba?

¿Será por la definición sexista que aún se mantiene sobre las mujeres llamándolas Lobas cuando son sexualmente atractivas? ¿O será por aquello que la figura de loba salvaje está en toda mujer y que solo hace falta despertarla, darle voz y valor para permitir que ejerza su fuerza, su creatividad y valentía excepcional?

Y yo me pregunto, ¿será Loba la mujer por su jerarquía sexual en la sociedad, por su agudeza visual, olfativa y auditiva, o por su forma de expresar de manera corporal sus sentimientos o su estado de ánimo, o por asumir como depredadora la destrucción de su presa? ¿O será que se convierte en Loba mostrando los colmillos para poder salir airosa de una situación difícil?

A lobos y lobas le han cantado en diversos géneros musicales, como lo hizo el español Victor Manuel con la balada “Quiero abrazarte tanto”, en la cual se compara con un Lobo en celo: o la champeta donde Macta llama Loba a una que sorprende con otro que no es el novio, o la salsa de la dominicana Milagros Hernández que se compara con una loba; y ahora, nuevamente Shakira con el argentino Bizarrap, en su sesión N° 53, donde hace mención de una Loba como ella.