En los últimos tiempos, el celibato sacerdotal ha sido cuestionado por los obispos alemanas, por tal razón, será uno de los temas que se discutirá en el simposio de tres días promovido por la Congregación de los obispos.

En la apertura de la sesión del día de hoy, 17 de febrero, el papa Francisco expuso su postura sobre este «don».

«El celibato es un don que la Iglesia latina custodia, pero es un don que para ser vivido como santificación requiere relaciones sanas, vínculos de auténtica estima y genuina bondad que encuentran su raíz en Cristo. Sin amigos y sin oración el celibato puede convertirse en un peso insoportable y en un anti testimonio de la hermosura misma del sacerdocio», sostuvo el Sumo Pontífice.

El papa también afirmó que la fraternidad sacerdotal y los lazos auténticos de amistad son los que hacen «posible vivir con más serenidad la elección del celibato».

El celibato será uno de los temas más discutidos en las sesiones, luego de que en el Camino Sinodal Alemán se aprobara con 86 por ciento de los votos, en una primera lectura del documento, la discusión sobre una reforma del requisito del celibato en los sacerdotes.

Durante el simposio sobre el sacerdocio, los obispos y los laicos se reunirán para reflexionar sobre temas de actualidad de la Iglesia, en los que se incluye el celibato, las mujeres, la falta de vocaciones y los abusos sexuales a menores por miembros de la Iglesia.

Otros temas

El cardenal canadiense, Marc Armand Ouellet, incluyó en su discurso inicial el tema de los abusos sexuales a menores por parte del clero. Aunque el papa no hizo mención alguna sobre esto en su discurso, se especula que se tocará el asunto en las discusiones.

«Esta es una oportunidad oportuna para expresar nuestro sincero pesar y pedir perdón a las víctimas, que sufren sus vidas destruidas por un comportamiento abusivo y criminal, que ha sido ocultado durante demasiado tiempo y tratado con ligereza, debido al deseo de proteger a la institución y a los autores en lugar de a las víctimas», expresó el cardenal canadiense.

Por otro lado, el papa también habló sobre la crisis vocacional y compartió unas pautas que denominó «las cuatro cercanías» para solventar este problema.

«Muchas crisis sacerdotales tienen precisamente origen en una escasa vida de oración, en una falta de intimidad con el Señor, en una reducción de la vida espiritual a mera práctica religiosa», por lo tanto aconseja que los clérigos mantengan una cercanía a Dios, a los sacerdotes, al pueblo de Dios y al obispo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.