COMO UN ESPACIO PARA EL APRENDIZAJE, REFLEXIÓN, DIÁLOGO Y CULTURA DE PAZLa premisa es que los seres humanos actúen según sus expectativas de futuro, asuman liderazgo y se comprometan a ser ensambladores de conocimiento mediante la conversación y gestores del cambio hacia una cultura de paz.

El gobierno del “Bolívar SÍ Avanza” que preside, Dumek Turbay Paz, a través de la Secretaría de Educación, conjuntamente con la Institución Educativa Normal Superior Montes de María, instituyeron con la comunidad educativa representada en directivos, docentes  y estudiantes, “Primera Escuela de Conversación Generativa Montemariana”, un espacio que permite promover una cultura de diálogo generativo, democrático e inclusivo, de acuerdo con principios de la ética social, orientados al mejoramiento de las prácticas pedagógicas en las aulas de clases, como parte de su compromiso de promover el debate y la participación de la sociedad civil,  buscando lograr establecer relaciones sociales equitativas, constructivas y pacíficas.

Durante el diálogo participaron personeros y representantes estudiantiles, junta de gobierno escolar, líderes juveniles, comités ecológicos, organizaciones culturales, padres de familia, docentes, directivos, representantes de organizaciones municipales y comunidad en general.

“Las Escuelas de Conversación Generativa” es una iniciativa de la de la Corporación ‘La Paz Querida’, con el respaldo del Ministerio de Educación Nacional y el Instituto de Relaciones Exteriores de Alemania (IFA), que desde el año 2017 empezó a promoverse con la realización de los ‘Diálogos Intergeneracionales’ en diferentes municipios de la geografía colombiana, influyendo positivamente en la creación de una cultura de diálogo basada en la dignidad humana.

Para lograr sus objetivos la “Escuela de Conversación Generativa Montemariana” ha venido desarrollando estrategias creativas de manera didáctica viva donde se abordaron 5 ejes temáticos. El poder de la conversación para lograr nuestros sueños, el uso de la conversación en la solución de conflictos, la equidad de género como determinante del progreso en los municipios, el optimismo basado en hechos, y la ética del cuidado, que es la ética que nace de cuidar la casa, las relaciones y ser solidarios con las generaciones futuras.

“Las Escuelas de Conversación Generación” se desarrollan en siete (7) municipios del País: Tarazá (Antioquia), Mompox y San Juan Nepomuceno (Bolívar), El Doncello (Caquetá), Caloto y Miranda (Cauca) y Planadas (Tolima), donde se busca que a través de la conversación, se analicen las problemáticas que condicionan la vida de la comunidad, consolidar y fortalecer relaciones cordiales y creativas, basadas en la credibilidad y la confianza, entre los jóvenes, la comunidad, los líderes sociales, las autoridades locales y demás actores que interactúan en el municipio.

José Castro Rodríguez, rector de la Institución Educativa Normal Montes de María, indicó que en reciente visita de ‘La Paz Querida’ expresaron su apoyo al proyecto y manifestaron que son unos convencidos que el diálogo es la mejor manera para solucionar los conflictos de forma pacífica y para la construcción de una cultura de paz en el país.

Pedro Mejía Ardila coordinador del proyecto, expresó que “Las Escuelas de Conversación Generativa Montemariana”, parten de la convicción del poder de la conversación en la construcción de una cultura de paz, del mundo que queremos para  enseñar a apreciarla, a usarla para bien de nuestras comunidades,  de nuestros niños y para bien de las familias.

El educador agregó que, lo que se pretende es sensibilizar y desarrollar el poder de la conversación en beneficio del municipio y la subregión de los Montes de María, elevando el nivel de reconocimiento de la importancia que tiene el diálogo en el destino de las personas, las familias, las instituciones y el desarrollo de los pueblos para convertirse en una experiencia pionera para replicarse en todo el territorio.

Aracely Rodriguez Palmera, docente y líder del proyecto, dijo que esta estrategia busca la formación de ciudadanos con competencias socioemocionales y valores morales capaces de ser agentes de cambio en sus comunidades para la solución pacífica de los conflictos.