Asesores del gobierno de Gran Bretaña dieron a conocer que la tercera dosis de la vacuna contra la COVID-19 ofrece suficiente protección contra los síntomas letales del virus, por lo tanto la aplicación de una cuarta dosis no sería necesaria.

La Agencia de Seguridad Sanitaria del territorio informó que, después de tres meses de la aplicación de la tercera dosis, la tasa de protección contra la hospitalización para adultos mayores de 65 años está cerca del 90%.

Por otro lado, el profesor Wei Shen Lim, presidente del Comité Conjunto sobre Vacunación e Inmunización indicó que «los datos actuales muestran que la dosis de refuerzo sigue proporcionando altos niveles de protección contra casos graves de la enfermedad, incluso en los grupos de edad más vulnerables».

A raíz de los datos recopilados, el comité determinó que la segunda dosis de refuerzo no es urgente por ahora, «aunque esto seguirá revisándose».

El presidente del comité aconsejó al gobierno de Gran Bretaña continuar administrando la tercera dosis a toda la población para continuar luchando contra la variante ómicron del coronavirus.