Abu Dabi, capital federal y centro de gobierno y financiero de los Emiratos Árabes Unidos (EAU), está rodeada de mar por un lado y por el otro un extenso terreno de arena que amenaza con “tragarse” la ciudad.

Casi el 80% de su superficie ya es desierto, lo que representa un ecosistema frágil por la desertificación por ello, encontrar soluciones para restaurar áreas de tierra que no son productivas se ha vuelto una prioridad para el país.

Actualmente, EAU invierte en start-ups verdes y apoya instituciones educativas innovadoras relacionadas con la tecnología y la ecología, sin embargo, la capital también requeriría un cambio social según Dawn Chatty, profesora de antropología en la Universidad de Oxford, quien asegura que “El desarrollo de EAU en los últimos 40 años requirió un enfoque ambientalmente hostil de los recursos de la Tierra.  Deshacer eso requerirá un esfuerzo financiero serio, así como una transformación social”.

Pero eso no es todo, las autoridades de Emiratos Árabes también se empiezan a preocupar por cómo mantendrán su riqueza cuando los recursos petroleros se agoten, es debido a esto que centran sus miradas a las inversiones de energía renovable y tecnología limpia.

 

¿Qué estrategias buscan implementar?

  1. Plantación de árboles que beneficien a la población local y que sean los correctos para áreas secas, como Arabia Saudita con su estrategia “Verde Saudita”.
  2. Aprender a utilizar el escaso suministro de agua.
  3. Replantean proyectos de luvia artificial.
  4. Despliegue de nanopartículas de arcilla natural líquida con el fin de convertir rápidamente la arena del desierto en tierras fértiles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.