Después del anuncio de la lesión de Luis Fernando Muriel en el estreno de Colombia frente a la selección de Argentina, Carlos Queiroz decidió llamar Johan Carbonero. De esta menera pretende trabajar con el grupo completo de 23 jugadores.

Cortesía

Cortesía

El 15 de junio la selección colombiana de fútbol se enfrentó a Argentina por la primera fecha de grupos de la Copa América. Allí Luis Muriel recibió un golpe en la rodilla que derivó en una lesión de ligamento colateral de su rodilla izquierda. Ese accidente lo dejará fuera de las canchas por dos meses.

Debido a la ausencia de Muriel, quien regresará a España para recuperarse, el director técnico Carlos Queiroz decidió llamar al juvenil de Once Caldas Johan Carbonero. Él demostró tener un buen nivel en el último Mundial Sub-20 celebrado en Polonia y donde la selección nacional resultó eliminada frente a Ucrania.

Queiroz desea tener en los entrenamientos a 23 jugadores para trabajar con un grupo completo. Por eso tomó la llamó al joven delantero polivalente. Así puede tener un plantel completo y además le brinda a Johan la experiencia de estar en la selección de mayores. Aunque por reglas del certamen Carbonero no podrá jugar, igual formará parte de las sesiones de entrenamiento.

 

Por Emanuel Jiménez.