Puerto Colombia y Juan de Acosta son parte de los territorios que ofrecen alertas ambientales por la crisis climática global.

Ambos se verían amenazados por las inundaciones y el aumento de la erosión costera.

Ante las advertencias del Instituto de Investigaciones Marítimas y Costeras (INVEMAR), que ha pronosticado graves consecuencias durante casi 19 años, los expertos en cambio climático expresaron que las regiones deberían comenzar a tomar decisiones tempranas para minimizar estas amenazas.

Sin embargo, estos territorios carecen de las herramientas para hacer frente a una emergencia global que los afecta directamente.

En el caso de Puerto Colombia, las brechas están relacionadas con el Plan de Ordenamiento Territorial (POT) que, según el secretario de Gestión Ambiental, Armando Sanjuan, no tiene como objetivo proteger los recursos naturales.

“El tema del POT es un tema bastante complejo, no se tuvo en cuenta ciertos aspectos importantes en el tema ambiental, sobre todo en la zona rural”, expresa Sanjuan.

Para el funcionario los permisos para construcción de obras en zonas de humedales van en contra de la protección del medio ambiente y del cambio climático.

Lo mismo ocurre con la explotación minera, una actividad que, según el secretario, está en constante inspección de su oficina para prevenir que se atente contra los recursos naturales del municipio.

“Hemos realizado inspecciones de la mano del Ministerio de Minas y de la CRA para verificar el cumplimiento de esta actividad”.

Aunque el tiempo “suene prolongado”, el jefe de la cartera ambiental de Puerto precisa que “las acciones hay que tomarlas de inmediato”.

 

Sin recursos para frenar erosión costera

De acuerdo con el secretario de Gobierno, Juan David Rojas, hasta la fecha no hay nada concreto de parte del Gobierno nacional para garantizar el proyecto de estabilización de playas.

“En noviembre pasado vino la entonces ministra del Interior, Alicia Arango, para que avanzáramos en la formulación del proyecto, pero no se ha logrado nada. El alcalde ha hecho la petición formal, incluso directamente al presidente Duque”.

El secretario también reconoce que las acciones para frenar la erosión “ya no dan espera”, sobre todo cuando el IDEAM ha alertado sobre temporada de huracanes. 

El problema de erosión “es un tema del orden departamental” que incluye a Tubará y Piojó.