“Es más fácil engañar a la gente, que convencerlos que han sido engañados”. Mark Twain.

Por Álvaro Morales de León

El actual gobierno de Cartagena con tímidos asomos ha hecho mención de la creación del Area Metropolitana que incluya al distrito turístico, naturalmente, y a los municipios que de manera conexa la conformen y le den paso a esta importante forma de organización e integración territorial.

La llegada de la Pandemia, con todos sus tormentos, dedicaciones y compromisos, se ha encargado en hacer que varios proyectos importantes para la ciudad se hayan puesto en “salmuera”, y no es para menos; el enigmático y mortal virus no puede ser descuidado hasta tanto no dé muestras de ser controlado de manera formal y efectiva.

El Area Metropolitana de Cartagena, es uno de esos proyectos importantes para la ciudad y los municipios aledaños, como también lo es el Plan Maestro de Drenajes Pluviales, el de las aguas lluvias, puesto en espera no se sabe hasta cuándo.

En Colombia, actualmente son seis las Áreas Metropolitanas existentes, las de Barranquilla, Bucaramanga, Centro – Occidente, Cúcuta, Valledupar y la del Valle de Aburrá; aunque para el Departamento Nacional de Planeación actualmente deberían ser 18, lo que lleva a decir que hacen falta doce.

A las Áreas Metropolitanas en Colombia le dio viabilidad jurídica la Constitución del 91 en su artículo 319, posteriormente, el Congreso de la República las terminó de reglamentar cuando tramitó y logró la aprobación de la Ley 1625 de 2013 con la que estableció el régimen para las Áreas Metropolitanas.

El espíritu constitucional que le dio vida jurídica a este tipo de organización territorial está encaminado a la opción que pueden tomar dos o más municipios conexos, que teniendo relaciones económicas, sociales y físicas, puedan constituirse como una entidad administrativa que se encargaría de programar y coordinar el desarrollo armónico e integrado del territorio que la constituye.

El último, y quizás único alcalde de Cartagena que tanto en campaña como en su gobierno se propuso y se empleó a fondo para constituir un Área Metropolitana de Cartagena, sin poder lograrlo, fue Nicolás Curi Vergara en su truncado segundo mandato, el que se inició el 1 de enero de 1998.

En ese momento, la obligada conexidad territorial y geográfica que debían unir los municipios del Area Metropolitana de Cartagena no pudo lograrse dada la interrupción que se generó por la negativa que en las urnas expresaron los habitantes del municipio de Turbaco para no integrarla, contrariando la voluntad de los otros que sí la querían y que votaron mayoritariamente de manera afirmativa para tal fin, como fueron, Cartagena, Arjona, Clemencia, Santa Rosa, Santa Catalina, Mahates, Villanueva, María La Baja, San Estanislao y Turbana.

En el tiempo, y para el recuerdo, quedan grabadas las razones que dieron al traste con este importante proyecto de un gobernante visionario, como lo fue Curi Vergara, a quien hace veintidós años le cercenaron su anhelo de agremiar territorialmente a 11 municipios del norte del departamento de Bolívar buscando la manera de sacar adelante importantes proyectos de índole regional.

Finalmente, de manera lastimosa hay que recordar que las razones que dieron al traste con tan importante proyecto de integración, obedecieron a la mezquina voluntad de un dirigente político del vecino Turbaco, inspirada y motivada en exigencias e insatisfacciones burocráticas y desafectos personales, relegando de esta manera a más de 20 años de atraso la realización de este Proyecto de gran importancia regional, del cual se desconoce la fecha en que se convierta en realidad.