El Tribunal de Arbitramento de la Cámara de Comercio de Cartagena dejó sin efectos el contrato de 20.000 millones de pesos celebrado entre el Distrito de Cartagena y el consorcio vial para la construcción de la segunda fase de la vía a Playetas, en la isla de Barú.

Lo delicado de esta situación para el distrito es que en la administración anterior de Pedrito Pereira se desconoció el contrato de concesión y su cláusula de controversias, así mismo se desconoció que existía un tribunal desde octubre de 2019. Pedrito Pereira lo que hizo fue abrir un proceso licitatorio, con la adjudicación y firma de un contrato se desconocieron los principios de contratación estatal”, aseguró Efraín Amín, representante legal del Consorcio Vial Isla Barú.

Por esta razón, el Distrito de Cartagena deberá asumir las costas del proceso $480 millones y los costos del tribunal que equivalen a $756 millones, al dejar dicha obligación a la contraparte. En total deberán pagar $1.236 millones.

El fallo niega las demás pretensiones de la demanda corregida interpuesta por la parte convocante de acuerdo con los argumentos expuestos y ordena expedir copia del presente Laudo Arbitral a cada uno de las partes y al señor agente del Ministerio Público, con las respectivas constancias de Ley.

Y por último, disponer que en firme esta providencia, el expediente virtual se entregue para su archivo al Centro de Arbitraje y Conciliación de la Cámara de Comercio de Cartagena.

Ahora el Distrito de Cartagena se expone a una millonaria demanda por parte de la firma KMC quien ya había adelantado todos los estudios y temas relacionados con este proyecto que demandaba inversiones por 20.000 millones de pesos, recursos provenientes de regalías y de la Alcaldía de Cartagena.