Al menos 27 personas perecieron este miércoles luego de que una embarcación naufragara cerca de la ciudad de Calais, en Francia, mientras intentaba llegar a Reino Unido por el canal de la Mancha. Entre ellas, al menos siete mujeres y tres menores.

En un principio se había informado de 31 fallecidos, pero la cifra fue reducida en la madrugada del jueves. Aún no se conocen las nacionalidades de los fallecidos ni por qué se hundió el barco.

Pero el hecho fue considerado por la Organización Internacional para la Migración como el incidente que ha provocado la mayor pérdida de vidas en el canal desde que se comenzó a recolectar datos en el 2014.

De acuerdo con las autoridades francesas, dos personas fueron rescatadas de la embarcación, y reciben tratamiento en un hospital. Mientras, una persona continúa perdida, confirmó a la BBC el ministro del Interior francés, Gérald Darmanin.

Tensión entre ambas naciones

El primer ministro británico acusó a París de no haber hecho “lo suficiente” para impedir los cruces. Por su parte, el presidente francés lo instó a abstenerse de “instrumentalizar una situación dramática con fines políticos”.

En una conversación vía telefónica mantenida el miércoles por la noche, el primer ministro británico Boris Johnson y el presidente de Francia Emmanuel Macron acordaron “intensificar sus esfuerzos” y “mantener todas las opciones sobre la mesa” para hacer frente a las bandas de traficantes que organizan cruces ilegales, informó un portavoz de Downing Street.

Macron también insistió en que Francia y el Reino Unido tienen “una responsabilidad compartida” en este drama y pidió que la cooperación entre ellos sea “eficaz”.

El miércoles, 27 personas murieron en el naufragio de una lancha en el Canal de la Mancha, entre las que se encontraban 17 hombres, siete mujeres y tres jóvenes cuya edad no ha sido detallada, según los últimos datos ofrecidos por la fiscal de Lille, Carole Etienne, en la prensa francesa.