Por Paula Rozo 

Una vida detrás de un hecho atroz que marca el día a día de un ser humano real e intachable.  

Colombia entera se estremeció por la injusticia cometida con el caso de Luis Andrés Colmenares Escobar, fue el ejemplo calcado de la injusticia que sufren cientos de familias colombianas cuando se ven enfrentadas a una situación como esta. El dolor de este caso se generalizó en la nación y el apoyo se notó en medios de comunicación, redes sociales y en general, Colombia entera siguió este caso hasta que Luis Alonso dijo “hasta aquí llegue yo” el 21 de mayo de 2021.

¿Pero quién es Luis Alonso? ¿Nunca se lo ha preguntado? Se escuchaba en los pasillos que era un hombre adinerado y que como fuera metería a la cárcel a sus “contrincantes”, incluso se rumoraba que era una pelea de familias poderosas, y el que más dinero tuviera ganaría el caso Colmenares. Todo lo anterior es falso y es la hora que la gente sepa más sobre Luis Alonso.

Empecemos por lo obvio que tiene este personaje y es su capacidad de resistir los golpes de la vida, no se ha visto alguien que haya aguantado más que Luis Alonso. Cada que seguía el caso contra su hijo era como ver a Rocky contra las cuerdas, dolía cada uno de los golpes que recibía en el caso de su hijo.

La tristeza de este hombre guajiro de cepa, de arraigo, de tradiciones, de raca mandaca, la impotencia y el dolor que se debe sentir ver cómo se desmorona la idea de justicia debe ser desgarrador, pero seguía luchando a pesar de estar arrinconado en el mismo ring durante 10 años.

¿Qué les dice eso de un ser humano? Lo obvio para todos es su capacidad de resistir, de luchar y de buscar justicia. Esto no puede ser más que la representación humana de la honorabilidad, es notar como realmente existen personas correctas que se apegan a la idea de lo que es justo, aún podemos encontrar personas integras en la sociedad colombiana.

Tiene 61 años, desempeñó cargos públicos como el de Contador General de la Nación, fue presidente del Consejo Técnico de la Contaduría pública y también fue presidente de la Junta Central de Contadores, además de otros cargos de representatividad en la administración pública. ¡Que nunca se ha robado un solo peso!

Si en 10 años de un ataque constante contra él y su familia, jamás se escuchó algo en el ejercicio de su profesión, de su proceder o algún escándalo, es porque se puede afirmar que es un señor en todo el sentido de la palabra. No cabe duda de que, en su lucha, le habrán buscado cualquier quiebre, pero la conciencia tranquila no discute con nadie.

Luis Alonso, es conocido por sus cercanos como “El Profe” pues lleva más de 27 años en el ejercicio de la docencia en muchas universidades de nuestro país, y también por eso lo conocen en todas partes, desde muy joven se acostumbró a luchar en la vida, a que si quería algo debía conseguirlo por sus medios y además a defender a los suyos como una fiera, eso es admirable y habla muy bien de una persona.

Digno representante de La Guajira, su tierra, la que lleva en el alma y de la que siempre se ha sentido orgulloso, y así la ha llevado a nivel nacional e internacional, un referente de sentido de pertenencia hacia su tierra vive regañando, acusando, señalando y poniendo en evidencia a quien obra mal en contra suya y de su gente, porque nadie tiene la mínima razón para levantar un dedo y señalarlo de algo mal hecho, pues en todo sentido es una persona justa, entonces no esperen menos de alguien con tal forma de ser.

Son contadas las personas con estas cualidades personales y con esas aptitudes profesionales. Pero claro, en situaciones extraordinarias se necesita ese algo “extra” para demostrar quiénes somos, por lo que se considera que Luis Alonso tiene ese toque diferencial que necesita este país. Esta sociedad en donde el caos reina en nuestros dirigentes extremistas que buscan su beneficio propio.

Yo solo quiero terminar este relato diciendo lo siguiente, Colombia lo necesita, la Guajira lo necesita, y ojalá nos defienda tanto como a su causa personal.