El desafortunado hecho ocurrió en la ciudad de Bogotá el pasado 6 de noviembre. La víctima fue un joven llamado Diego. Él afirma que en horas de la mañana quiso llamar a un servicio de transporte para asistir a una cita médica, como le fue imposible, cogió un taxi en la calle.

Según lo narrado por Diego, apenas se subió en el taxi el conductor le ofreció gel de manos y ahí fue donde perdió toda la noción de la realidad. Sin darse cuenta estaba siendo drogado.

Luego de lo ocurrido, despertó en su apartamento a las 11:30 de la mañana con una sensación de adormecimiento y descontrol. “Vi que todo estaba desordenado. Todos los cajones estaban abiertos y me habían robado mi celular”.

El joven al verse en esta situación, decidió pedirle auxilio al señor de servicios generales, quien le prestó un minuto para llamar a un amigo. ¨Cuando fui al médico me dijeron que había sido drogado con escopolamina mezclada con otra sustancia”.

Diego agregó que luego de este suceso, duró en shock todo el fin de semana.