Sigue en discusión el origen del COVID-19 y Pekín rechaza la teoría de que el coronavirus pueda haber surgido de un laboratorio de virología en Wuhan y acusa a Estados Unidos de vender “conspiraciones” y politizar la pandemia.

China arremetió después de que el presidente Joe Biden les encargara una investigación sobre los orígenes del COVID-19.

 

Investigación del COVID-19

El miércoles, el presidente Biden reabrió las heridas entre ambas potencias al ordenar a las agencias de inteligencia estadounidenses que le informen en un plazo de 90 días sobre si el COVID-19 surgió por primera vez en China de una fuente animal o por un accidente de laboratorio.

La teoría de la fuga de un laboratorio, inicialmente esgrimida por el predecesor de Biden, Donald Trump, y luego descartada como “altamente improbable” por una misión de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que llegó con retrasó a China, resurgió en los últimos días, impulsada por Washington.

China es muy sensible a las acusaciones de que podría haber hecho más para detener la propagación de una pandemia que ha dejado más de 3,5 millones de muertos y ha paralizado economías en todo el mundo desde que surgió en la ciudad china de Wuhan a finales de 2019.

 

Fuente: Blu Radio