A causa de la crisis por Covid-19 el empleo femenino ha caído más rápido que el de los hombres. Además, se recupera a una velocidad mucho más lenta.

Sin embargo, estas conclusiones solo toman a consideración empleos formales. Lo anterior resulta preocupante, debido a que en Latinoamérica más del 50% de las personas vive de trabajos informales que no aparecen en las estadísticas.

De acuerdo con las declaraciones de Marcelo Cabrol, gerente del Sector Social del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), «los más afectados con la caída del empleo femenino son Chile, Perú y Brasil».

«La diferencia más grande en el empleo de hombres y mujeres está en Chile», mencionó Cabrol. Pues, en Chile el empleo de los hombres retrocedió 9%, mientras que el empleo femenino bajó 15% entre febrero y diciembre de 2020.

Empleo femenino en Colombia

Solo en los tres primeros meses de confinamiento, el empleo femenino tuvo un impacto negativo. El trabajo de mujeres en estos meses perdió el número equivalente a empleos femeninos generados en los últimos 11 años.

Esto, según el informe ‘El impacto de la covid-19 en las mujeres trabajadoras de Colombia’, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y ONU .

Así mismo, en concordancia con las estadísticas más recientes de 2020 del Dane, las mujeres dedicaban 26,4 horas semanales al trabajo doméstico no remunerado. Mientras que, los hombres dedicaban de 11,3 horas a 15 horas menos.

Es importante mencionar que el cierre de los establecimientos educativos durante el confinamiento, por ejemplo, recargó las responsabilidades de las mujeres en el hogar.

Incluso, esta situación llevó a mujeres a sacrificar parcial o totalmente sus trabajos para dedicarse a labores de cuidado.

A este hecho se suman factores como el efecto de la crisis sobre actividades económicas intensivas en trabajo femenino. Así como, la reducción de la jornada laboral, la brecha salarial, entre otros.

Por estas razones el informe recoge propuestas para una reactivación del empleo con enfoque de género.