Luego de una pausa de 16 meses de las clases presenciales por la pandemia, estudiantes de 107 escuelas públicas de Barranquilla regresaron a las aulas este miércoles en medio de polémicas con maestros y muchos padres.

Son 154 las instituciones educativas del Distrito, pero las otras están en adecuación, informó la Alcaldía. Se espera que la mayoría de los 125.000 estudiantes retornen esta semana o la próxima.

Aunque las autoridades aseguran que están dadas las condiciones de infraestructura y bioseguridad para el retorno de los estudiantes, los profesores afirman que ningún aula tiene capacidad para recibir a la totalidad de ellos, ya que el promedio es de 30 a 35 alumnos.

El Distrito informó que fueron invertidos 8.700 millones de pesos en adecuaciones y reiteró que es fundamental para la formación de los estudiantes regresar a la presencialidad.

Pese a lo manifestado por las autoridades educativas, existe la posibilidad de que los padres de familia asuman la responsabilidad de seguir dando clases en sus hogares, pero deberán garantizar que los contenidos programáticos se cumplan y sus hijos no se atrasen con respecto a los compañeros que sí asistan al aula de clases.

“El COVID nos da un chance y debemos aprovecharlo para regresar a la escuela. ¿Tenemos absoluta certeza? No, pero hoy sabemos mucho más del virus y cómo protegernos. La escuela es el espacio más controlado, es un entorno muy supervisado», dijo la secretaria de Educación de Barranquilla, Bibiana Rincón.