Los ciudadanos de Estados Unidos Manfred Onike Cole, de Wisconsin; y Ernesto Vargas, de Nueva York, han estado sentados por casi 24 horas, sin comida ni agua, en el Aeropuerto Rafael Núñez, donde los retienen sin razón alguna.

Según Manfred explica, a las seis en punto fue la hora en la cual hablaron con la última persona que vieron. Desde entonces, el aeropuerto parece haber sido abandonado con ellos dentro de una de las salas, con la puerta bloqueada. Uno de los retenidos explica la situación:

«Honestamente, no me dieron una razón válida. El oficial no fue profesional conmigo. Ya él estaba molesto y sin paciencia por llamar la atención a otro grupo. Otro oficial de inmigración que se llama Edwin estaba en la cabina de al lado y vio todo lo que sucedió y también es un supervisor. Yo solamente pude hablar con él. Incluso él me dijo que eso nunca debería haber ocurrido y que el oficial perdió la paciencia, pero él dijo que no podía hacer nada porque ya me había prohibido por ese día»

Las razones

Manfred Cole, por un lado, fue solicitado en Sala en tres ocasiones distintas que se colocara el tapabocas mientras realizaba la fila para el proceso de inmigración, haciendo caso omiso, en ese sentido se da medida por incumplimiento a norma sanitaria. Estando presente también el DADIS.

En un informe de Weill Cornell Medicine, Vargas habría salido negativo para Covid-19 y no tendría razón alguna para estar en esa habitación donde lo retienen, aparentemente, pero la prueba no era muy clara para el médico del DADIS, pues no decía qué tipo de prueba era. El DADIS indicó aislarlo, pero él no tenía la dirección donde se iba a quedar, por lo que se le otorgó todo el tiempo necesario para que la consiguiera sin obtener respuesta. El hombre no mostró interés en dar alguna información.