A través de un decreto emitido el 12 de abril por la administración del presidente Iván Duque, se propuso retomar la erradicación de cultivos con la aspersión de glifosato.

Cabe recordar que organizaciones como la ONU se han manifestado en contra del uso del glifosato, debido a que hay un gran cantidad de estudios que evidencian el daño del herbicida sobre la salud reproductiva de las mujeres, los animales domésticos y polinizadores. Así mismo, se ha comprobado el daño que produce sobre el agua y los cultivos de pancoger.

El gobierno por su parte asegura que de seguir adelante con el decreto la practica se realizaría de la forma más efectiva y segura. Además, se precisa que no se utilizará el químico en ningún parque natural, ecosistema estratégico, cuerpo de agua o población.

Para que el decreto se ponga en marcha deberá ser aprobado por el Consejo Nacional de Estupefacientes (CNE). Aunque las probabilidades de que esto ocurra son muy altas por la cercanía de los miembros del consejo con el partido de gobierno.

Por último, en el proceso también estará presente la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA) y el Instituto Nacional de Salud (INS), quienes serán los encargados de vigilar los resultados de la aspersión.