Superintendencia Nacional de Salud encontró que la ESE de Magangué adeuda más de 10 mil millones de pesos

• El informe auditor presentado bajo los componentes Financiero, Administrativo, Talento Humano, Jurídico y Asistencial, en el marco de la circular única emitida por la Superintendencia Nacional de Salud, revela que la entidad tiene deudas sin contabilizar por más de 2.900 millones de pesos, que sumado a los pasivos encontrados, ascienden a más de 10 mil millones de pesos.

El Agente Interventor de la ESE Río Grande de la Magdalena, Yadira Blanco Hernández, presentó ante el Concejo de la ciudad, un informe auditor preliminar de hallazgos encontrados en la entidad, bajo los componentes financieros, administrativo, talento humano, jurídico y asistencial, desde que la Superintendencia Nacional de Salud intervino el pasado 2 de octubre la empresa, hechos que ya se encuentran radicados ante los distintos órganos de control del Estado colombiano.

El informe preliminar revela, que la entidad tiene pasivos no contabilizados, ni con asignaciones presupuestales por más de 2.900 millones de pesos, por conceptos de salarios, proveedores de bienes y servicios, acreedores, libranzas, procesos jurídicos, servicios públicos y prestaciones sociales, dicha cuantía no contempla los intereses por mora, multas y sanciones; cifras que siguen en crecimiento con los múltiples derechos de petición y demás solicitudes de personal de Magangué y otras ciudades del país, que a diario llegan a la entidad solicitando le sean cancelados, bienes y servicios que fueron suministrados, sin el lleno de los requisitos que corresponden a un ente público, como contratos u orden de prestación de servicios.

Cabe destacar en el mismo, que la entidad tiene una cartera pendiente por cobrar que supera los $ 8.675.808.909 millones, de los cuales $ 1.241.307.928 se encuentran por radicar y más de 5 mil millones de pesos supera los 360 días, portapliegos que se encuentran actualmente pendientes de conciliación ante las EPS, evidenciando la falta de gestión en el recaudo y recuperación de cartera por parte de la administración de su exgerente Wilder Lagares.

Otro de los hallazgos, lo constituye una serie de giros a terceros por más 1. 400 millones de pesos, realizados sin soportes contables, administrativos, financieros y presupuestales, procesos que actualmente están en manos de la Superintendencia Nacional de Salud, y otros entes de inspección, vigilancia y control, conforme su competencia, para su identificación y respectiva auditoría.

Informe que además revela, un parque automotor terrestre y fluvial, totalmente destruido y en mal estado, dejados abandonados en parqueaderos, a los cuales tampoco hay como pagarles para su retiro, contratos de arrendamiento de camionetas sin que hasta la fecha se haya podido identificar a su propietario; más de 120 personas sin contratos y que reclaman derechos; deuda al personal de planta de sus aportes de cesantías (2009, 2010,2011, 2012, además de los meses de septiembre, octubre, noviembre y diciembre de los años 2015 y 2016), así mismo liquidaciones del personal retirado de los años 2015, 2016 y lo corrido del año 2017.

En materia jurídica, se encontraron varios contratos que superan los 1.700 millones de pesos sin el lleno de requisitos, no se encontraron copias de contratos en ejecución, contratos vencidos que estaban en ejecución, remodelaciones de centros de salud con problemas de ejecución y de tipo penal, copia de documentos que refieren a supuestos contratos entregados por el depuesto gerente de la entidad Wilder Lagares, en lo que se supone era el informe de gestión, documentos que sin justificación legal, se encontraban por fuera de la entidad, de los cuales se tiene presunción de irregularidades de su emisión y suscripción por los que en ellos intervienen.

Así mismo, en el mismo informe se enuncian más de 38 demandas cuyas pretensiones ascienden a más de 1.097 millones de pesos, cifras que están en proceso de verificación por cuanto con los análisis preliminares, la deuda real para la ESE, por incumplimientos en los pagos a terceros, supera lo identificado en el diagnóstico inicial.

Por último, revela el informe, que luego de revisar el inventario del almacén de la ESE Río Grande de la Magdalena, se encontró que hay una cierta cantidad de productos faltantes por más de 13 millones de pesos y 8 millones de pesos en inconsistencia, es decir mercancía recibida y que no aparece en el inventario, porque las facturas llegaron sin precio por artículos.

El equipo auditor trabaja incansablemente para que las investigaciones avancen a buen ritmo y se radique ante los entes de control el mayor número de hallazgos, de tal manera que se le devuelva a los magangueleños los servicios del primer nivel de atención del municipio de Magangué.