Este miércoles en horas de la mañana, apareció de manera repentina, una serpiente en las playas de la ciudad, específicamente en Castillo Grande.

La aparición causó pánico a quienes se encontraban cerca del lugar. La serpiente que aparentemente era de especie Mapaná, habría llegado a la playa arrastrada por las corrientes provenientes del Canal del Dique.

Es importante resaltar que este tipo de serpiente es venenosa. Por esto, las autoridades ambientales alertaron a los ciudadanos y los invitaron a tener especial cuidado en la zona, sobre todo en días de lluvias.

Por fortuna, las personas que avistaron los hechos, capturaron al animal sin hacerle daño y de avisaron a las autoridades, que procedieron a su rescate.

“La sacamos y procedimos a meterla en una bolsa a la espera de las autoridades”, explico uno de los testigos en el lugar.

La Policía Ambiental y Ecológica se encargó de retirarla y llevarla a su hábitat natural.