Por Juan Camilo Pérez

Todos los días me levanto y me acuesto con angustia de ver y escuchar cada noticia que sale en las redes sociales. Me da angustia saber que se están matando entre nosotros, colombianos en varias ciudades del país, por el simple hecho de alzar su voz, me da angustia dormir y sentirme culpable por hacerlo. Mi corazón está de luto, por que cada día, cada hora que pasa el color de mi bandera se tiñe más de rojo por la sangre de mis HERMANOS derramada en la lucha.

Me duelen los jóvenes que salen a marchar y no llegan a sus casas, me duele esa madre que llora a su hijo desconsoladamente, me duele esa mujer que fue violada, me duele la sangre de los policías y personas da la institución que han sido también vulneradas, me duele mi pueblo; tengas uniforme o no, ERES MI HERMANO COLOMBIANO.

Colombianos, tenemos que entender que esto no es de izquierda ni es de derecha, no podemos crear más  polarización en este país. ESTO ES DE TODOS. La sangre que se derrama en esta lucha nació aquí, en Colombia.

Y esta es mi promesa como colombiano:

Prometo no olvidarme de todos mis hermanos que han salido en estos días de lucha para
construir un país mejor.

Prometo no olvidarme de todos mis hermanos que han derramado sangre luchando por los derechos de todo un país.

Prometo no olvidarme de que la sensación de ir a dormir paso de ser un descanso a una culpa.

Prometo nunca olvidarme de nuestros perritos callejeros en medio de una batalla campal, de los perritos asesinados, del abuso de los caballos.

Prometo no olvidarme de los más de 30 colombianos, ASESINADOS POR EL ESTADO, por el
simple hecho de querer construir un país mejor.

Prometo no olvidarme de que por varias noches tuve que ver en vivos por redes sociales por que los noticieros no mostraban nada, ocupados hablando de futbol y sobre el Miss Universo.

Prometo no olvidarme de que mientras estaba en clases, afuera nos estaban asesinando.

Prometo no olvidarme de que me toco descargarme un VPN en caso de que el gobierno censurara al país.

Prometo no olvidarme de los más de 1700 casos de violencia policial.

Prometo no olvidarme de que vi el asesinato de NICOLAS GUERRERO en medio de un live de Instagram frente a más de 80.000 personas.

Prometo que nunca me olvidare de los gritos de tristeza de la mamá de SANTIAGO MURILLO al ver a su hijo asesinado.

Prometo nunca olvidarme de Lucas Villa, que fue asesinado a sangre fría, luego de todo un día marchando, saltando, informando en buses la situación.

Prometo nunca olvidarme de la resistencia de CALI, de mis hermanos caleños que de noche viven una pesadilla. Prometo nunca olvidarme de que en el barrio Siloé y el barrio La Luna, en Cali, la horrible noche no cesaba.

Prometo nunca olvidarme de que el mundo se entero de el genocidio en Colombia

(28/04/21 – Actualidad)

Prometo nunca olvidarme de ustedes hermanos que han perdido la lucha.

Desde la tierra escribo esto y va para ustedes hacia el cielo.