Una familia disfuncional es aquella en la que los miembros no cooperan ni se apoyan entre sí, lo que afecta al funcionamiento de la familia como un todo.

Según algunos estudios, el 70% de las familias colombianas presentan algún tipo de disfunción, siendo la principal la violencia. Esto se debe, en gran parte, a la pobreza y a la falta de educación, ya que muchas personas no saben cómo lidiar con sus problemas y acaban descargándolos en los demás.

Esto puede afectar mucho psicológicamente el desarrollo de los hijos, ya que pueden llegar a sentirse ansiosos, deprimidos o inseguros. Una familia disfuncional puede presentar una serie de características, como: la falta de comunicación, el aislamiento, el conflicto, la sobreprotección, la sobrecarga de responsabilidades, la ausencia de límites, la falta de apoyo, la falta de afecto, etc.

Para mejorar la situación, se recomienda que los miembros de la familia se involucren en actividades que fomenten el diálogo y el apoyo mutuo.

Si usted está viviendo en una familia disfuncional, es importante buscar ayuda para manejar los efectos psicológicos que está experimentando. Los expertos recomiendan buscar ayuda de un terapeuta o consejero, ya que pueden brindarle herramientas útiles para lidiar con los problemas que está enfrentando.

Cabe resaltar que la falta de comunicación también es un problema en muchas familias colombianas, por lo que muchos miembros tienen a sentirse incómodos al hablar de sus problemas o no saben cómo hacerlo, lo que les lleva a guardarlo todo para sí mismos y, en muchos casos, a explotar.