El pasado 4 de noviembre se realizó un Festival de Reciclaje organizada por la Fundación Amigos del Mar en coordinación con el Hotel Sal Si Puedes en la que vinculó a las comunidades Santa Cruz del Islote y Puerto Caracol en Isla Múcura y Tintipán. Con el apoyo de al menos 20 voluntarios, empresas privadas de la zona, la participación de Cardique y la compañía de 45 familias se hizo posible este evento.

«El objetivo del festival es involucrar a la comunidades y empresas en el cuidado y protección de su entorno, el medio ambiente y sus mares. También a que tengan sentido de pertenencia por su pueblo y que comprendan la importancia y lo valioso del poder reciclar», explica Pedro Salazar, presidente de la fundación.

La actividad principal se basa en recolectar la mayor cantidad de basura entre cada familia y a cambio ellos podrán participar en la entrega de distintos premios, como televisor, lavadora hasta utencilios de cocina.

En esta ocasión se logró reciclar:

  • PET: 371.9 kg.
  • Aluminio: 114.3 kg.
  • Pasta: 198.8 kg.
  • Chatarra: 168. 3 kg.
  • Vidrio: 169.1 kg.
  • Tapas: 41.2 kg.
  • Puerto Caracol: 93 kg.

El material total reciclado fue de 1 tonelada y 300 kilos que en un 95% fueron residuos aprovechables.

Según explica Pedro, la idea es que ellos después de la actividad entiendan que los residuos que recolectaron no son basura y que todo tiene un valor. Muchos de los habitantes ya reciclan el aluminio que es uno de los residuos que son mejor pagos y ya lo empiezan a comprender. A partir de ahí muchos seguirán reciclando, podrán tener una fuente de ingresos económicos y vivirán rodeados de un ambiente sin tanta contaminación.

Por último, Pedro pide a los turistas a apoyar el trabajo que están realizando y que sean más conscientes al visitar estos lugares. Si bien los habitantes pueden aprender a reciclar, las demás personas deben aprender a responsabilizarse de los residuos que generan.

«Queremos invitar a las personas que visitan estas hermosas islas a unirse a la campaña ‘Si lo traes llévatelo’ y no dejen las playas llenas de sus residuos», comenta.