Standard & Poor’s califica a Colombia de acuerdo a los esfuerzos fiscales que ha realizado y esta, le quitó el grado de inversión al país.

La agencia de calificación de riesgo es estadounidense y especialista en servicios financieros, y cambió en mayo su calificación de BBB- a BB+ con perspectiva estable, y en julio Fitch Rating tomó la misma determinación, y el nivel de Colombia pasó de BBB- a BB+ con perspectiva estable; la decisión que tomó esta semana Moody’s, de mantener la calificación de la deuda a largo plazo, marcó un primer paso para un panorama más alentador.

 

¿Qué tienen en cuenta para la calificación?

Dentro de los elementos que destacó Moody’s (empresa que realiza la investigación financiera internacional y el análisis de las entidades comerciales y gubernamentales.) se presentó que el país ha tenido que enfrentar tensiones sociales y desafíos de la pandemia, además que el Gobierno aprobó una serie de “medidas fiscales que respaldarán la estabilización de la deuda en los próximos años, manteniendo métricas crediticias de Colombia en línea con las de sus pares calificados en Baa2”.

Asimismo, se logró la aprobación de la Ley de «Inversión social» y una reforma tributaria que tiene una meta de recaudo con los ingresos permanentes de $15,2 billones.

La buena noticia es que creemos que la reforma es suficiente para ayudar a estabilizar la carga de la deuda en alrededor del 63% del PIB. También vemos la regla fiscal actualizada de manera positiva, con un límite de deuda neta del 70% del PIB y un ancla de deuda del 55% del PIB”, dijo Richard Francis, líder de la calificación de Colombia para Fitch.

 

Fuente: Portafolio