Los hechos ocurrieron en la selva del Chocó el 16 de septiembre, cuando las fuerzas militares realizaban un operativo contra el campamento donde se encontraba el líder de la guerrilla del ELN. 

El gobierno describió la operación como un gran golpe para el grupo guerrillero. Sin embargo, el jueves 7 de octubre, una denuncia del senador Iván Cepeda reveló que al menos cuatro menores habían muerto como consecuencia del ataque. 

El precandidato presidencial por la Alianza Verde, Camilo Romero, se pronunció horas después de esta denuncia. 

Romero pidió de inmediato la renuncia del ministro de Defensa, Diego Molano, por estos hechos. 

“¿Qué hace Molano como ministro si ya se ha demostrado su indolencia ante la masacre de niños? Un exdirector de ICBF que llama “‘máquinas de guerra’ a niños victimizados: primero reclutados por ilegales y luego asesinados con bombas, no puede ser Mindefensa. ¡No más!”, escribió. 

La representante a la Cámara, Ángela María Robledo, también se pronunció sobre el caso. De hecho, lo comparó con lo que pasó al exministro Guillermo Botero. 

“A Guillermo Botero le costó su puesto como Mindefensa el bombardeo donde había niñas y niños reclutados ilegalmente. En el bombardeo en Chocó se dice que había 4 adolescentes. ¿Le pasara lo mismo a Diego Molano? Este operativo viola el DIH. ¿Qué responde?”, indicó. 

Así como ellos, muchos otros han reclamado justicia por el actuar del ministro Molano.