Hace un par de días fueron presentados nuevos uniformes para la policía nacional en la cumbre de generales de la institución.

El nuevo uniforme, que hasta ahora es una iniciativa en discusión, se asemeja al de las instituciones policiales de Europa y su tono azul oscuro. A su vez, en un video se explican algunas de las novedades que tendría el nuevo equipo; como el reemplazo del bolillo por un bastón extensible, espacios para portar esposas el taser y las esposas, entre otros.

Allegados a la institución aclararon que es un proceso de algunos años, pues, el cambio de la dotación de todos los miembros de la fuerza supone un alto costo para el país. Además, se le debe adicionar el gasto de renovación de imagen de toda la flota de vehículos de la institución.

El general Jorge Luis Vargas, director de la Policía, afirma que el cambio se lleva a cabo con el fin de generar “una Policía cercana al ciudadano, que sea muchísimo más visible, con estándares universales y de comportamientos en seguridad ciudadana alrededor de la actividad policial”.

Este no es un proceso nada nuevo en el país, debido a que en el 2010 el general Oscar Naranjo y el ministro de defensa, Gabriel Silva, realizaron un cambio en los uniformes de policía para hacerlos más cómodos para los uniformados.