Por Daniel Arbeláez

Comunicador social y Politólogo de la Universidad Flagler College con Maestría en Gerencia del Desarrollo en American University

Dicen que Uribe es inocente, lo cierto es que ha tenido una carrera política bastante cuestionada. Siendo alcalde de Medellín a principios de los 80 fue suspendido por tener vínculos con el Cartel de Medellín.

Luego de ser suspendido como alcalde de Medellín, Uribe fue director de la aeronáutica y fue acusado de haberle dado permisos a las aeronaves de Pablo Escobar. Inclusive fue denunciado por Iván Duque Escobar, el padre del hoy Presidente de la República, quien en ese momento era el gobernador de Antioquia. A finales de los 80, Uribe fue acusado nuevamente de tener vínculos con el Cartel de Medellín. Según varios sectores de la opinión pública, su campaña al Senado fue pagada por el Cartel de Medellín.

A mediados de los 90, Uribe presuntamente participó en actos de lesa humanidad, como las masacres de El Aro y La Granja, siendo gobernador de Antioquia. Hoy en día aún siguen en curso las investigaciones por estos casos. También, mientras era gobernador de Antioquia, fue acusado de crear las Convivir quienes luego se transformaron en grupos paramilitares con el nombre de Autodefensas Unidas de Colombia (AUC). Vale la pena recalcar que hoy en día este grupo armado ya no existe pero la mayoría de los integrantes del Clan del Golfo (hoy en día el cartel de narcotráfico más poderoso de Colombia), hacían parte de las AUC.

Ya como presidente de Colombia, el gobierno del expresidente Uribe fue acusado de asesinar más de 10.000 jóvenes inocentes haciéndolos pasar por guerrilleros (falsos positivos). También, su gobierno ha sido investigado por robar miles de millones de pesos que eran para los campesinos (AIS). Otro caso famoso de corrupción del gobierno Uribe fueron las interceptaciones ilegales que se hicieron a través del DAS. Además se demostró que hubo falsas desmovilizaciones de las AUC.

Otro detalle que llamó bastante la atención durante el gobierno Uribe fue cuando más del 60% del congreso estuvo investigado por parapolítica. Nunca antes había pasado eso en ningún otro gobierno. También se demostró que la reelección de Uribe en el 2006 fue comprada a través de la famosa yidispolítica donde a la congresista Yidis Medina se le habría pagado para que votara a favor de la reelección.

En los últimos años ha llamado la atención otro vínculo de Uribe con el narcotráfico. Según varias investigaciones, durante el gobierno de Uribe se habrían enviado varios kilos de cocaína al Cartel de Sinaloa a través de su director de la aeronáutica Fernando Sanclemente y hoy exembajador en Uruguay a quien le encontraron un laboratorio de cocaína en su finca.

Ya como expresidente, Uribe ha sido señalado de seguir cometiendo delitos. Durante la campaña presidencial de 2014 fue acusado de participar en la financiación de Odebrecht para la campaña de Zuluaga. También hay varias investigaciones que demuestran que ayudó a comprar la presidencia de Duque con plata del narcotraficante Ñeñe Hernández.

Para finalizar, vale la pena aclarar que aun no ha sido condenado por ninguno de esos delitos, así que lo más seguro es que si algún día llega a ser condenado por todos estas delitos, pasara el resto de su vida tras las rejas a menos de que se quiera acoger a la justiciar Especial para la Paz (JEP) y contar toda la verdad a la que tanto miedo le tiene. Además, si Gustavo Petro le debe agradecer a alguien por haber sido senador, alcalde de Bogotá y candidato presidencial, es a Uribe, ya que Uribe siendo senador en 1990, fue el ponente del proyecto de ley que le dio el indulto total a los guerrilleros del M-19 .