Por Rogelio Tirado

—Pedro Pérez: «Los encierros que se realizan por las pandemias generan reflexiones, sobre los comportamientos morales de los entornos; en el 2021 existe una crisis de valor debido a que la individualización de los saberes domina la escena, provocando distintos criterios sobre la realidad circundante. Este asunto se agudiza por la velocidad de comunicación que poseemos hoy, ya que es mucho más fácil converger con personas que promueven tus mismos pensamientos excluyendo a los otros.»

Por otro lado, un señor «simpático» —Francisco Hernández— comentaba que: «no existe una crisis de valores sino mas bien se están radicalizando los sistemas morales, o sea, cada quien está más inmerso y con más criterio de su creencia».

Dos alternativas de interpretar el momento social, sin embargo, no sintetizadoras. Ahora bien, por mí parte expreso: necesitamos una totalidad que organice teniendo en consideración todas las parte; las revoluciones cuentan con este poder, dado que históricamente después de una, se incita a la transformación radical en la cual se consolida en una universalidad. El concepto totalidad fue manchado por los postmodernos de negativo debido a sus creencias equivocadas en las cuales presentan la realidad como algo fragmentado y ¡no! total; error ergo es/son las dos al tiempo. Obvio el contexto influyo en sus juicios, visto que el siglo XX fue de revoluciones totalitarias no basadas en la naturaleza, sino en criterios particulares los cuales produjeron mucho sufrimiento y las crisis de valores.

El único ser total es la naturaleza ya que todo lo que existe hace parte de ella. La anterior preposición nos traza un camino, debido a que si en este ser convergen y emergen todas las cosas en su manifestación debemos comprender su esencia a fin de proponer una totalidad acorde a todas las particularidades, basada en el respeto e inclusión al otro.

En conclusión proponemos que la crisis de valor por particularidades se integre en una filosofía política homogenizadora que tenga como principal objetivo una vida acorde a la naturaleza humana hoy, la que está descubierta y se puede maniobrar, es decir, la transparentada por los científicos y la tecnología comprueba; así poder enfrentar las expresiones que nos pueden hacer daño como el coronavirus.

Nota: Colombia está en un momento de incertidumbre gubernamental por los atropellos de los dirigentes que han obtenido el poder; sin embargo, los ciudadanos ya no soportan más, la salida puede ser la particularidad unida a la totalidad de la naturaleza.