Los centros de salud de la zona rural y veredas del municipio de Magangué, Bolívar, se han visto afectados por las inundaciones y desbordamiento del río Magdalena, amenazando con causar limitaciones en la prestación de los servicios en los centros de salud en Barbosa, Coyongal, Retiro, Cascajal, Juan Arias y Barranco de Yuca.

 

La situación más compleja se registra en Barbosa, ya que el alto nivel del río Magdalena ha hecho que sus aguas lleguen hasta las entradas del centro de salud.

Pese a las dificultades de acceso en Barbosa, nuestros médicos y personal asistencial siguen ofreciendo todos los servicios en el centro de salud para la comunidad”, expresó Wilfrey Ruiz, agente especial interventor de la ESE Río Grande de la Magdalena.

No ha sido fácil para ellos, para la comunidad ni para nosotros, pero seguimos priorizando la salud de los magangueleños”, agregó.

En cuanto a los centros de salud ubicados en el área rural, con acceso por tierra, los caminos en mal estado han limitado no solo el paso de las ambulancias, sino las unidades móviles. “Hemos tenido días en los que los carros de las móviles y la misma ambulancia se quedan enterrados por el mal estado de la vía, pero no dejamos de hacer los esfuerzos para llegar a toda la comunidad”, comentó.

 

Se espera que las precipitaciones e inundaciones duren hasta el mes de noviembre, por lo que la ESE Río Grande De La Magdalena pide a las autoridades que tengan en cuenta la alerta roja de estos corregimientos, para garantizar a los magangueleños la correcta prestación de los servicios en cada uno de los puestos de salud.