Según veterinarios de Inglaterra, se han presentado casos de Covid-19 en perros y gatos en Italia, Reino Unido y Estados Unidos.

B.1.1.7, así se conoce la nueva variante británica del covid-19, que no solo ha afectado a los humanos, sino que ahora las mascotas también se ven en riesgo de contagio. Según estudios de científicos han determinado que es hasta un 30% más mortal y un 70% más contagiosa.

Especialistas del hospital veterinario Ralph Veterinary Referral Center (RVRC) en Marlow, Inglaterra, registraron recientemente casos de perros y gatos infectados con la variante. También detectaron anomalías cardíacas graves. El cuerpo médico evidenció un incremento en cantidad de  estos animales ingresados a la unidad con miocarditis entre diciembre de 2020 y febrero de este año.

Aún no se ha determinado si estas mascotas pueden ser también una fuente de infección. Sin embargo, lo que se conoce es que fueron contagiados por humanos.

En esta misma línea los investigadores también determinaron que todas las mascotas infectadas con B.1.1.7 manifestaron cuadros clínicos que incluían anomalías cardíacas graves secundarias a miocarditis, una inflamación del tejido cardíaco que puede provocar insuficiencia respiratoria. Además, en algunos se encontró un deterioro del estado de salud general, “pero sin signos respiratorios primarios.

La preocupación por el estado de salud de estos animales domésticos no solo surge desde esta veterinaria en Inglaterra.

En Italia, el Instituto Zooprofiláctico Experimental de Piamonte Liguria y Valle d’Aosta (IZSPLV), anunció que identificaron el primer caso de la variante inglesa del SARS-CoV-2 (linaje B.1.1.7) en un gato el pasado 19 de marzo.

Por su parte, los investigadores de la Universidad de Texas A&M el 15 de marzo advirtieron que habían encontrado la variante del Reino Unido en un perro y un gato que viven en un mismo hogar en el condado de Brazos, Texas. Según detallaron, su propietario fue positivo de la covid-19 antes de que sus animales presentaran síntomas.