Casi 40.000 personas mueren cada año en Estados Unidos a causa de las armas, y más de la mitad son suicidios.

Ayer, 15 de abril, se produjo un tiroteo en Indianapolis, Estados Unidos, que resultó en la muerte de 8 personas y varios ciudadanos heridos.

La masacre se ejecutó en un establecimiento de Fedex ubicado cerca del aeropuerto de la ciudad. El responsable entró en las instalaciones de la empresa postal y disparó contra los empleados y clientes. Según reportes de la policía, se habría suicidado después del tiroteo.

Fedex en un comunicado de prensa afirmó que se encontraba cooperando con el equipo de policía. “La seguridad es nuestra prioridad y nuestros pensamientos están con todos los afectados”, afirmó la empresa en el comunicado.

Por último, se suma un nuevo tiroteo a la lista de los ocurridos en la últimas semanas; a finales de marzo murieron 14 personas en masacres en Boulder y Sur Carolina.