La tutela interpuesta por varios miembros de la Cámara de Representantes contra la mesa directiva de la corporación, con el fin de que se hiciera nuevamente la votación de la moción de censura contra Karen Abudinen, fue declarada improcedente.

La decisión fue tomada por la juez 31 de función de conocimiento de Bogotá Betulia Orduña Holguín, indicando que la tutela no es el mecanismo más favorable para cambiar la decisión, y que en cambio, se debería apelar a la Ley 5 del Congreso, que establece las normas del Parlamento.

“Las decisiones de los presidentes son apelables inmediatamente ante la respectiva Corporación Legislativa”, expresó la juez.

Así mismo, aseguró que los representantes argumentaron que no pudieron interponer el recurso de apelación por falta de oportunidad, pero, de acuerdo a ella, no es cierto.

“Se advierte que contrario a lo manifestado por los señores representantes a la Cámara, sí contaron con la oportunidad procesal para incoarlo y no lo hicieron, incluso no se aprecia que hayan hecho mención de la palabra apelación una vez que se anunciara por el Secretario General el cambio de la modalidad de votación. Al guardar silencio se entendía que estaban conformes con esa determinación”, dijo Orduña.

Así mismo, con respecto a la repetición de la votación, debido a que los votos no coincidían con el número de congresistas que asistieron, la juez expresó que se había resuelto eso en su momento “de cara a que se aplicaba para la elección de funcionarios, lo que no resulta en una decisión arbitraria”.

La tutela fue presentada por los representantes a la Cámara Jorge Alberto Gómez, María José Pizarro, Katherine Miranda, Mauricio Toro y León Freddy Muñoz Lopera. Los cuáles manifestaron que la votación de la moción de censura habría sufrido de “jugaditas”. Cómo por ejemplo, que a algunos congresistas estando en el recinto y de haber sido convocados sólo para llevar a cabo la votación, se les permitió no votar.

Para la remoción del cargo de Abudinen se necesitaba un mínimo de 87 votos para tomar una decisión, sin embargo fueron 56 parlamentarios los que dieron el SÍ y otros 30 citaron NO.

El resultado provocó rechazo en la oposición, debido a que solo votaron 86 parlamentarios de los 144 que se habían registrado en la sesión.