El pasado 11 de septiembre, un menor de edad falleció debido a una extraña ‘ameba come cerebros’ en Arlington, una ciudad de Texas, en Estados Unidos.

Después de dos semanas de la muerte del niño, el estado se declaró en alerta máxima. Pues, hace pocas horas las autoridades locales confirmaron que el menor, murió luego de contraer el extraño protozoo a comienzos de mes.

Aparentemente, se habría infectado en el parque público Don Misenheimer al sur de Arlington.

De acuerdo al parte médico entregado, el menor contrajo una ‘ameba comecerebros’ nombrada científicamente como Naegleria fowleri, luego de mojarse en un ‘splash pad’, un dispositivo que lanza chorros de agua.

El parásito provocó una infección cerebral que, luego de internar al niño en la clínica el 5 de septiembre, falleció 6 días después.

En medio de las investigaciones, las autoridades sanitarias nacionales como los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por su sigla en inglés), tomaron muestras de agua en la casa del menor y en el parque. Finalmente comprobaron que el parásito se encontraba en el líquido del establecimiento público.

«Los empleados de Parques y Recreación no registraron consistentemente o, en algunos casos, no realizaron las pruebas de calidad del agua que se requieren antes de que las instalaciones abran cada día», aseguró Lemuel Randolph, secretario adjunto de la ciudad de Arlington, al medio ’NBC’.

Por su parte, el alcalde Jim Ross decidió cerrar todos los ‘splash pads’ “hasta que se pueda continuar y completar la revisión de lo que se hizo mal y lo que se podría hacer mejor”.

¿Qué se sabe acerca de la ‘ameba comecerebros’?

•La infección con este microbio causa mortalidad en el 97% de los casos.

•La ameba ‘comecerebros’ entra por la nariz, sube al cerebro y empieza a destruir todo su tejido.

•Es típica de aguas dulces templadas y estancadas como lagos, lagunas, estanques, piscinas, aguas termales y canales de riego.

De acuerdo a los datos de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de EE. UU., entre 2010 y 2020 fueron reportados solo 37 de estos casos.