El mayor proveedor de carne del mundo fue víctima de un ciberataque, lo que representa una nueva amenaza para la seguridad alimentaria mundial, ya afectada por la pandemia de COVID-19.

Se trata de JBS, empresa productora de carne brasileña, cuya filial estadounidense fue víctima de piratería informática a gran escala la cual fue, presuntamente, extorsionada mediante un ciberataque que cree que se originó en Rusia y que suspendió parte de su producción en Australia y Norteamérica.

 

Daños en la planta de carne

El ciberataque afectó a una planta de carne de res canadiense ubicada en Brooks, Alberta. La planta corresponde a más de una cuarta parte de la capacidad de la nación y, según un anuncio de trabajo, procesa alrededor de 4.200 cabezas de ganado al día.

Los servidores de respaldo no se vieron afectados y la compañía está trabajando activamente para restaurar los sistemas lo antes posible, según un comunicado emitido el lunes por la operación estadounidense de JBS. El procesador dijo que no tiene conocimiento de que los datos de ningún cliente, proveedor o empleado se hayan visto comprometidos o mal utilizados.

 

Fuente: El Espectador