Al menos 134 personas murieron repentinamente desde el viernes en la ciudad de Vancouver en Canadá. La región se encuentra viviendo una ola de calor histórica que también afecta al oeste de Estados Unidos.

Así lo dio a conocer la policía federal de la región. Quienes también, por medio de Steve Addison un portavoz de las autoridades, declararon que Vancouver nunca había registrado un calor semejante y, desafortunadamente, decenas de personas están muriendo.

Los servidores de medicina forense de la ciudad manifestaron que registraron un aumento importante del número de muertes. Recibieron 233 avisos de decesos en la provincia entre el viernes y el lunes, en comparación a los 130 en promedio que se registran en este período en tiempos normales.

Así mismo, John Horgan primer ministro de la provincia de Columbia Británica señaló a los medios de comunicación que es la semana más calurosa que han vivido los habitantes de esa región.

«Y eso tiene consecuencias, consecuencias desastrosas para las familias y las comunidades, pero, de nuevo, la forma de superar este momento extraordinario es permanecer unidos, comprobar el estado de salud de las personas que sabemos que están en riesgo, asegurarnos de que tenemos compresas frías en la nevera», agrego el ministro.

Lytton, una localidad que está 250 km al noreste de Vancouver, batió ayer martes 29 de Junio el récord a la temperatura más alta registrada en Canadá, con 49,5 grados según el servicio meteorológico.