Mariana Pajón no llegó a Tokio en buena forma. Sus lesiones a un año antes de la competencia y la controversia de su esposo Vincent Pelluard sobre ir a los Juegos Olímpicos para representar a Colombia, la llevaron al límite.

Cuando lo mencionó, pensó en «tirar la toalla», pero no. Con dedicación y esfuerzo, volvió a representar a Colombia y dejando la bandera en lo más alto del BMX.

Hace unos días aseguró a Noticias Caracol que habían recibido amenazas.

En el programa radial Mañanas de Blu Radio, la colombiana habló sobre el caso Biles, la polémica de su marido y sus lesiones.

Polémica Vincent Pelluard. «Nos tocó alejarnos un poco por nuestra salud mental y tranquilidad. Fueron momentos de mucha tristeza y encerrarnos con nuestra familia. Hemos tratado de seguir. Cuando tienes el corazón tranquilo, eso es lo más importante. Él llegó con ilusión para representar a un país con menos apoyo. Se siente colombiano y dijo que quería representarnos. En nuestro país hay mucha presión. Hay otros que no nacieron en Colombia y no les pasa lo mismo».

Amenazas. «Lastimosamente vivimos en un país que es una olla de presión. A veces nos manifestamos así… pero uno eso lo convierte en triunfos y cuando cierras la puerta de la casa, estás con los que valen la pena, con los que han creído en ti», mencionó en una entrevista con el jefe de Deportes de Noticias Caracol.

Presión. «En un momento quise tirar la toalla. Yo quiero representar a un país y sentir tanto odio… pero no son todos. También hay mensajes que te empujan. A fin de cuentas, lo terminas haciendo por quienes te quieren. Los otros, de pronto, así aprenden un poco. Esto es lo que nos tocó vivir. Sí nos afectó, pero ya con la medalla colgada y la satisfacción de que hicimos las cosas bien, vale la pena vivirlo».

Medalla de plata. «Esta plata sabe mejor que otros oros que me he ganado. Estuve un año por fuera. Mi lesión se complicó. La misma lesión de la rodilla la tengo en el codo y tengo muchas cirugías pendientes. Por primera vez pensé si era momento de colgar la bicicleta, pero no, disfruto representando a mi país».