POR REPRESENTAR VERDADEROS ESPACIOS DE CULTURA Y APRENDIZAJES 

La administración que lidera la primera autoridad de María La Baja, Raquel Victoria Sierra Cassiani, trabaja en la estructuración del proyecto que busca convertir la sede número tres de la Institución Educativa Rafael Uribe Uribe, ubicada en pleno centro histórico de la municipalidad, en un museo para la adquisición, conservación y exposición de los vestigios culturales y ancestrales, dada las condiciones actuales de su infraestructura que ponen en riesgo la integridad de más de 250 niños y niñas que estudian en el plantel escolar.La sede en mención, es una construcción republicana que tiene más de 86 años de historia, con poca inversión estatal, actualmente convertida en nido de palomas, que pone en riesgo la vida de toda la comunidad educativa que a diario asiste a sus labores académicas y salones de clases.

“Hemos adelantado un ciclo de reuniones con las directivas del plantel, reconocemos que el colegio es una edificación con más de 80 años de vida, que la administración anterior adelantó inversiones que resultaron ser paliativas dadas las condiciones adversas de su infraestructura, y que en mi administración no estamos dispuestos a asumir riesgos y por eso trabajamos en la estructuración del proyecto para convertirla en un museo”, aseveró, la mandataria local.

Sierra Cassini, dijo que ya se tienen apropiados recursos por más de 300 millones de pesos para construir nuevas aulas en la sede principal de la institución, “queremos brindar todas las garantías para que nuestros estudiantes tengan las condiciones adecuadas de infraestructura y dotación de los espacios académicos. Es un compromiso que adquirimos para empezar y terminar las obras en un tiempo prudencial”, sintetizó.

Por su parte, Morley Contreras Martínez, secretaria de Educación de María La Baja, dijo que la administración viene adelantando desde el inicio del calendario académico un cúmulo de acciones para mejorar la situación que viven los chicos y el profesorado, “trasladamos a la población estudiantil a dos sedes alternas por el manifiesto de sus padres y por muchos problemas y afecciones respiratorias que presentaban”, manifestó.

La funcionaria agregó, que la institución educativa está ubicada en plena zona de comercio, “es un sitio lleno de graneros y expendios de carnes y pescados, que es aprovechado por las aves para comer, utilizando la infraestructura como hábitat. La intención de la alcaldesa es preservar la vida e integridad de los infantes, la idea es que se aproveche la gran extensión de tierra que tiene la sede principal del colegio Rafael Uribe Uribe para construir las nuevas aulas de preescolar y primaria”, indicó la funcionaria.

Contreras Martínez, sostuvo además, que las obras acabarían de raíz con la gran problemática que presentan por falta del cerramiento y labores complementarias que serían proyectadas por la administración para que su población estudiantil quede concentrada y resguardada en un solo sitio.