Anónimo

La DIAN es una entidad pública del orden nacional, adscrita al Ministerio de Hacienda y Crédito Pública en la cual la regla general para la vinculación del personal son los empleos de carrera, a los cuales se accede a través de un concurso de méritos realizado por la Comisión Nacional del Servicio Civil- CNSC-, entidad pública encargada de realizar los procesos de selección de los empleos de carrera en Colombia. No obstante, existen otras formas de nombramiento en la DIAN establecidos en el Decreto 071 del 2020 del Ministerio de Hacienda y Crédito y Público “por el cual se establece y regula el Sistema Específico de Carrera de los empleados públicos de la Unidad Administrativa Especial Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales, y se expiden normas relacionadas con la administración y gestión del talento humano de la DIAN”.

Entre las otras formas de nombramiento se encuentra el “Nombramiento Provisional”, que, de acuerdo con el numeral 20.3 del mencionado Decreto “es aquel que se hace a una para proveer de manera transitoria, un empleo de carrera con personal no seleccionado mediante el sistema mérito y siempre que no hubiese sido posible encargo” (subrayado agregado). Lo anterior indica que el empleo provisional es una medida transitoria para que ocupar una vacante mientras se realiza el concurso de méritos que proveerá la vacante de manera definitiva.

Pese a lo anterior, en la DIAN la provisionalidad se volvió la regla general y el mérito la excepción, pues actualmente el 54.3 % de los funcionarios son provisionales, mientras que el 45 % corresponden a carrera administrativa, con métodos de dudosa transparencia para ocupar las vacantes provisionales pues la entidad no hace públicas cuáles se encuentran disponibles para que los ciudadanos que cumplan con los requisitos pueden acceder a esos nombramientos en provisión sino que realiza los nombramientos con métodos de libre nombramiento y remoción, es decir, a potestad del nominador.

Por otro lado, el mismo Decreto 071 de 2020 establece en su artículo 32 que cada dos años la entidad deberá convocar a concurso de méritos para la provisión definitiva de los empleos de la planta de personal de la Entidad y que, para los años 2020, 2021 Y 2022, se convocará a concurso para la provisión definitiva de los empleos de la planta de personal de la Entidad de forma anual. Producto de este mandato, la CNSC inició el Proceso de Selección DIAN No. 1461 de 2020, el cual constituye un importante avance en defensa del mérito teniendo en cuenta que hace más de diez años que no se realizaba un concurso de méritos para la DIAN.

Sin embargo, pese los esfuerzos del Gobierno, los sindicatos de la DIAN, los cuales en su mayoría están conformados por empleados en provisión, han intentado deslegitimizar el concurso desde sus inicios con el único propósito de mantener en los puestos de provisión a los empleados actuales que no tuvieron que realizar un concurso de méritos, sino que en su mayoría son recomendados de políticos, atentando contra el mérito y contra el derecho de quienes ganaron el concurso.

A continuación, haremos un recuento de algunos de los argumentos falaces que han utilizado estos últimos para tratar de acabar con el mérito:

  1. Qué el concurso atenta contra la estabilidad laboral de los empleados en provisión”. Este argumente es falaz comoquiera que los empleados en provisión, al no haber sido nombrados de manera ordinaria y definitiva, están nombrados de manera temporal mientras se realiza el concurso de méritos y por ello no tienen derecho a la estabilidad laboral como lo han dicho las altas cortes.
  2. Que la aplicación de las pruebas atentaba contra la salud de los participantes”. Esta fue una de las estrategias más bajas de los sindicatos, quienes interpusieron una tutela con el fin de que suspendieran la aplicación del examen que se realizó el pasado 5 de julio bajo el argumento de que los bloqueos y la pandemia atentaban contra la seguridad y salud de los participantes. A pesar de que una primera lectura haría pensar que este argumento es válido, lo cierto es que no lo fue, teniendo en cuenta que, para la fecha de la aplicación de las pruebas escritas, ya se había levantado el paro, se había retornado a prespecialidad y la CNSC adoptó unas estrictas medidas de bioseguidad para que las personas con síntomas de Covid pudieran realizar el examen aislados y al aire libre, razón por la cual, el juez constitucional declaró improcedente la tutela y se pudo realizar el examen en la fecha estipulada.
  3. Que las preguntas del examen no tenían respuesta o las opciones no concordaban con la realidad”. Lo anterior no es cierto ya que la totalidad de las respuestas de conocimiento estaban basadas en las normas y en la bibliografía que fue anunciada y notificada con semanas de anterioridad a aplicación del examen.
  4. “Que hay irregularidades porque se eliminaron algunas preguntas del examen”. En todos los concursos de méritos se establecen dentro de la metodología de calificación un análisis psicométrico, el cual permite eliminar las preguntas que no fueron acertadas por un porcentaje mínimo de quienes realizaron el mismo examen, lo cual es tanto legal como constitucional. En el caso concreto de la DIAN, se estableció en la metodología de las pruebas que:

La calificación de estas pruebas se realiza por OPEC, y para ello previamente se realiza un análisis psicométrico para verificar la calidad de las preguntas realizadas. La puntuación final sólo incluirá las preguntas que cumplan con los criterios psicométricos definidos para este proceso de selección”.

Por lo cual, la eliminación de preguntas, siempre que no supere el porcentaje acordado entre la DIAN y la CNSC, es permitido.

  1. Que hay irregularidades porque algunos participantes sacaron 100% en el puntaje total y eso es imposible”. Lo imposible, según la RAE, es aquellos “que no puede ser, ocurrir o realizarse” y, en este caso, es posible que una persona obtenga un puntaje perfecto si acierta la totalidad de las preguntas evaluados, como ocurre en varios procesos.

Las anteriores son solo algunas de las excusas que han utilizado los sindicatos a través de acciones constitucionales (en su mayoría declaradas improcedentes), campañas de descredito en redes sociales y medios de comunicación para intentar acabar con el Proceso de Selección DIAN No. 1461 de 2020 y así acabar con el mérito.

Por eso, los ciudadanos que aprobamos el examen obteniendo una vacante por exclusivo mérito, nos vemos en la obligación de utilizar sus mismas estrategias sensacionalistas y hacemos un llamado a la DIAN, la CNSC, la Presidencia de la Republica y en general, a todas las entidades gubernamentales y la ciudadanía en general, a proteger el mérito y a evitar que los sindicatos y los nombramientos por corrupción atenten contra el derecho de miles de ciudadanos que ganaron el concurso, el cual se encuentra con mayor peligro teniendo en cuenta que el próximo año es electoral y desde ya suenan promesas de campañas de ofrecer vacantes en la DIAN a cambio de votos.

Las columnas de opinión no representa los valores, conceptos, postura, ni opiniones del periódico.