Para nadie en Latinoamérica es un secreto la red de scouts que los equipos de Grandes Ligas tienen en la región, ser ojeado por uno de estos cazatalentos puede cambiar la vida por completo de un chico y su familia.

Con Latinoamérica como semillero principal de las futuras estrellas del béisbol mayor, la competencia es feroz, una firma vale miles de dólares, muchas veces son adolescentes que simplemente tienen velocidad en sus lanzamientos, o son capaces de correr rápido, de batear con las dos manos, de ser hábiles con el guante. En fin, atletas en formación que apenas comienzan sus carreras. Son muchos los ejemplos de latinos que han llegado a las Grandes Ligas y que han marcado el camino para sus compatriotas, tal y como señala la casa de apuestas MLB Betway.

En las calles de República Dominicana se puede escuchar un buen merengue, pero también salen prospectos en cada esquina y eso lo saben los equipos de la Gran Carpa.

Actualmente, los 30 equipos de la competición tienen academias en la República Dominicana, varias con instalaciones modernas. Las academias, que en ocasiones incluyen dormitorios para los jugadores y coaches, también cuentan con terrenos, salón de pesas e instalaciones de entrenamientos, clubhouses, aulas de estudio y áreas de recreación para los jugadores participantes.

Toda esta infraestructura en la República Dominicana ayuda a entender cómo es que la isla es la principal exportadora de talentos hacia el béisbol de Grandes Ligas, de hecho, más de 800 peloteros dominicanos han jugado en el “Big Show”, siendo el país de América Latina con mayor cantidad de peloteros en el béisbol de EE UU.

Otro tanto ocurre en Venezuela, donde los scouts se despliegan en todo el país a la caza de los talentos con los equipos del béisbol rentado de Venezuela como aliados estratégicos para formar prospectos nativos o enviar a los estadounidenses a terminar de pulirse en la dura pelota venezolana.

Los jugadores dominicanos y venezolanos son los únicos sobre el 10% en alineaciones del día inaugural, Cuba y Puerto Rico no llegan al 5%. Este año, por ejemplo, hubo 192 jugadores estadounidenses, 35 dominicanos y 31 venezolanos, alineando de titulares; el resto de las 14 naciones con representación, no llegó a 20 lo cual deja claro cuáles son los países potencia cuando de béisbol se habla.