Gastar dinero con nuestra tarjeta de crédito o carteras electrónicas es algo tan fácil como habitual en internet. Al menos 4 de cada 10 colombianos cibernautas afirma realizar gastos en línea con éxito durante el año. Sin embargo, la seguridad de comprar en línea no siempre es una garantía, en industrias como las de juegos de azar y la de tecnología se pueden correr ciertos riesgos. Por lo tanto, cada sitio se debe estudiar con cuidado, utilizando los siguientes consejos:

1.  Consultar las reseñas del sitio o plataforma de servicios

Una de las grandes ventajas que se pueden conseguir en línea son los análisis de expertos en unos pocos clicks.  Un ejemplo de ello pueden ser los artículos de Casinocarlos.com para Perú, donde los usuarios pueden conocer un casino y su reputación antes de registrarse. Asimismo, los unboxing de productos en YouTube y los sitios web comparativos de características sirven como material de apoyo a la hora de elegir un servicio.

2.  La reputación vale más que las ofertas

Una de las características de las estafas en línea va de la mano con precios absurdamente competitivos. Es decir, muchas veces podemos encontrarnos con ofertas muy por debajo del precio habitual seguidamente de un perfil de poca reputación vendiendo, esto es un trigger de alerta que no podemos ignorar, por ello, si vamos a optar por una oferta es mejor que sea a través de proveedores oficiales o vendedores que posean miles de buenas calificaciones en internet.

3.  ¿Has visto los sellos de SSL en el pie de página de una tienda?

Si no lo has hecho, entonces fíjate más en ellos. La seguridad que ofrecen la encriptación de datos en sitios web es una de las mayores garantías para evitar el robo de datos bancarios en las compras online. Son cada vez más comunes y estos se ofrecen en servicios de hosting, por lo que son muchísimos los sitios de servicio y ventas que implementan este tipo de protocolo en sus sitios web.

4.  Opiniones de otros usuarios

En Google, YouTube, Facebook y demás plataformas relevantes de internet es posible realizar comentarios sobre la experiencia con un producto o servicio. Ya sea a través de las calificaciones de Google My Business o los comentarios de YouTube, los cibernautas rara vez se guardan el derecho de señalar una mala experiencia, esto es algo que se puede aprovechar para conocer un poco más sobre la experiencia de comprar o utilizar un producto o servicio. Asimismo, que nos encarguemos de compartir nuestra experiencia ayudará a otro compañero a considerar mejor la experiencia real de una compra.

Finalmente, recordamos que siempre se deben analizar la responsabilidad social de una determinada compañía. A veces, en internet la ley no exige que se cumplan ciertos permisos que sí exigiría en negocios físicos, por lo que un sitio web no está obligado a cumplir con la legislación colombiana. Sin embargo, si un proveedor de servicios no posee licencia para hacerlo, lo más seguro es que nos encontremos ante una estafa potencial o mala experiencia de uso.