A pesar de que aún no hay fecha confirmada para Miss Universe 2021, la representante de los colombianos al concurso de belleza más importante del mundo, Laura Victoria Olascuaga Pinto no ha dejado de prepararse para el evento.

La pandemia no ha sido impedimento para Laura, su meta es prepararse lo mejor posible y por eso trabaja con el entrenador Miguel Ángel Márquez, quien desde hace dos años y medio conoce las fortalezas y debilidades físicas de Laura.

Un poco antes de su elección como Miss Universe Colombia, Laura retomó el entrenamiento. Desde un principio, Miguel Ángel diseñó un plan de entrenamiento con el fin de resaltar ciertas partes del físico de la reina. “Definitivamente había que resaltar su espalda elegante, su abdomen firme, sus piernas torneadas y sus brazos bien formados… Debíamos tener estas partes de su anatomía perfectamente funcionales para los eventos y pasarelas donde estaría siendo observada, evaluada y analizada”, dice Márquez.

Miss Universe Colombia 2021, Laura Olascuaga,

Según Miguel Ángel, las partes que más han trabajado en los entrenamientos son “la zona media de piernas y glúteos, pues tenía el porcentaje de grasa corporal más alto, razón por la cual sus músculos estaban menos tonificados que hoy. Teniendo en cuenta que ella tiene una muy buena estructura corporal quise aprovechar para resaltar aún más su belleza y potenciar un tono muscular sutil y femenino en su cuerpo”.

Márquez establece que desde el primer mes se lograron ver avances y resultados en el cuerpo de Laura, «pues ella se caracteriza por su determinación a la hora de trabajar por algo, desde el comienzo le explique cómo deberíamos llevar su proceso de entrenamiento cuando estaba conmigo pero también cuando no lo estaba y ella tal cual como acordamos todo lo cumplía al pie de la letra».

La reina entrena entre cinco y seis días a la semana, una hora en cada jornada. Para Laura es muy importante el entrenamiento, dice que «no sólo por mi apariencia física, si no también por mi salud. Además cuando hago ejercicio libero mucho estrés y me relajo un poco de toda la carga del día y me llena de energía.»

Así mismo, Olascuaga inició la campaña Una ola de amor, que busca prevenir y combatir el cyberbullying, y llevar no solo una voz de aliento a los niños y jóvenes que han sido víctimas de este flagelo sino de alerta a padres y maestros para que no se normalicen este tipo de situaciones.