Los casos de la variante Delta del COVID-19, que el Ministerio de Salud ya había detectó en Cali, se encontraron muestras en cuatro bogotanos, tres de los cuales se sabía que se encontraban en el extranjero, dijo el funcionario.

Alejandro Gómez agregó que a estos ciudadanos se les tomaron muestras entre la segunda y la tercera semana de julio, cuando se descubrió que habían desarrollado una variante mucho más contagiosa, la variante Delta.

Según el secretario, las personas diagnosticadas con la nueva cepa COVID-19 en Bogotá tienen entre 32 y 41 años, gozan de buena salud y ya se han recuperado.

Los ciudadanos presentaron síntomas, pero ninguno requirió hospitalización; Tres de los cuatro personas infectadas ya han sido vacunadas.

El secretario de Salud advirtió que los colombianos se habían infectado no solo en el exterior sino también en la ciudad, por lo que esta opción ya estaba en circulación en la capital.

“Cuando encontramos la variante delta en una persona que haya llegado del exterior confirmamos que hay presencia de la variante en Bogotá. Pero una de las cuatro personas no había viajado al exterior. Eso significa que se contagió aquí; esto nos habla de circulación de delta en nuestra ciudad. No es la variante dominante, pero podría serlo”, dijo.

Con esa advertencia, la administración insistió en la importancia de ponerse cualquier vacuna contra la COVID-19, para evitar el deceso de personas por este virus.