La agencia espacial estadounidense NASA ha comenzado a probar un avión eléctrico de despegue y aterrizaje vertical (eVTOL), que servirá como taxi aéreo para descongestionar vías y brindar un servicio más rápido a los usuarios.

La NASA anunció que las pruebas con el eVTOL, de la empresa de aviación Joby, comenzaron el lunes pasado cerca de Big Sur en California, Estados Unidos, y se prolongarán hasta el 10 de septiembre.

En el futuro, estos aviones podrían servir como taxis aéreos a ciudades y áreas vecinas en todo el país, agregando otro modo de transporte para mover personas y mercancías, detalló la NASA en un comunicado el martes.

Además de los taxis aéreos, este sistema puede incluir aviones como drones de entrega de paquetes y vehículos médicos.

La agencia recopilará información sobre cómo se mueve el vehículo, cómo suena y cómo se comunica con los conductores.

Esta es la primera vez que la NASA ha probado un avión eVTOL como parte de la Campaña Nacional de Movilidad Aérea Avanzada (AAM, en inglés) de esa agencia federal.

El objetivo es recoger datos acústicos y de rendimiento del vehículo y es, además, un paso para en 2022 realizar pruebas de vuelo más complejas con otros vehículos de la industria.

Esta prueba ayudará a identificar brechas en las regulaciones y políticas actuales de la Administración Federal de Aviación de EE.UU. (FAA, en inglés) para ayudar a incorporar este tipo de aeronaves al Sistema Nacional del Espacio Aéreo.

La campaña de eventos para promover la movilidad del espacio aéreo en el país se llevará a cabo en múltiples ubicaciones durante varios años.

La prueba es «un paso estratégico importante en los objetivos de la NASA para acelerar el cronograma de la industria AAM», dijo Davis Hackenberg, gerente de integración de esa misión de la NASA.